Domingo, 21 de Octubre de 2018

El Ayuntamiento de Zaragoza encargó un informe de auditoría a la conocida empresa Moore Stephens para determinar si el dinero aportado por las administraciones públicas [Ayuntamiento y Gobierno de Aragón] para financiar la línea 1 del tranvía se ajustaban al coste real en inversión. Una aportación de 128,7 millones de euros.

La auditoría, según explicaba el portavoz del Ayuntamiento, Fernando Rivarés, no deja lugar a dudas. Con los criterios aportados por Moore Stephens en su informe, el Ayuntamiento -junto a la DGA- pagó casi 29 millones de euros de más. Es decir, se constata un desequilibrio económico en la financiación de las obras de la línea 1 del tranvía.

GASTOS ALEJADOS DE LA INVERSIÓN

El informe considera que la aportación de dinero público por parte de ambas administraciones debió calcularse en base a la cantidad de 310,5 millones de euros, y no sobre los 400 en los que se presupuestó inicialmente el proyecto.

Según la empresa auditora, en la aportación realizada por las administraciones se computaron conceptos que no pueden ser satisfechos con dinero público. Gastos que no son destinados para inversión en las obras del tranvía.


Publicidad


Éstos gastos alejados de la inversión para financiar la obra, según ha apuntado el portavoz del Gobierno, son conceptos como el IVA (42 millones de euros), reservas financieras exigidas por las entidades bancarias (10 millones de euros), reserva financiera para la reposición de equipos y material a lo largo de la explotación del servicio durante 25 años (21 millones de euros), excesos de gastos sobre los importes fijados en el pliego y en la oferta firmada o que incumplen algunas de sus condiciones (3,9 millones de euros).

Fernando Rivarés, portavoz del Gobierno / Zaragoza

Excluyendo los conceptos señalados, la empresa auditora entiende que los gastos de inversión en la obra ascienden a 310.508.200 euros, y no los 400 millones finalmente desembolsados.

Por ello, advierte del “consiguiente efecto que pudiera derivarse sobre la subvención de capital aportada”. Con los criterios de la auditoría, la financiación pública en las obras de la única línea de tranvía debería haber sido, como máximo, 99.606.000 euros. Y no los 128.700.000 aportados. “Un desequilibrio, que no perjuicio”, afirmaba Rivarés.

¿RECLAMARÁ ZEC EL DINERO?

El próximo día 21 de julio, en Junta de Gobierno municipal, el Gobierno de Zaragoza analizará el informe para poder tomar la decisión “más adecuada”. Según el portavoz Rivarés, “no tendría que haber responsabilidad jurídica“.

Sin embargo, según ha podido avanzar ligeramente Rivarés, el Gobierno de Zaragoza si que pretende reclamar a la Sociedad Mixta “Los Tranvías de Zaragoza” la cuantía que desajusta la inversión real.


Publicidad


De momento, el Gobierno de ZEC pretende estudiar las conclusiones de la auditoría, que analice el informe los servicios jurídicos, y después, estudiar las medidas que se puedan tomar. La citada sociedad [“Los Tranvías de Zaragoza] está controlada por Ibercaja, FCC, Acciona, CAF, Tuzsa y Concessia en un 80%. El resto, es propiedad del Ayuntamiento de Zaragoza.

Rivarés, además, ha advertido que el informe de la auditoria podría hacer variar la cantidad que reclama a la DGA por la deuda del tranvía. De momento, el Ayuntamiento de Zaragoza exige al Gobierno de Aragón más de 40 millones de euros.