Sabado, 20 de Octubre de 2018

El periódico ‘La Plaza‘, editado por Podemos Zaragoza, es repartido desde hace días en el Ayuntamiento de Zaragoza. Un periódico que su redacción corresponde a ilustres miembros de Podemos. Por ejemplo, la portavoz parlamentaria en las Cortes de Aragón, Maru Díaz; el diputado nacional Pedro Arrojo; o el coordinador de ZEC en el consistorio, Guillermo Lázaro. La tirada del periódico no es modesta, se reparten 35.000 ejemplares.

La situación ha sido criticada por Ciudadanos esta misma mañana, ante lo que consideran un hecho que denota que ZEC cree que el Ayuntamiento es “su cortijo o el de sus amigos”.

Ciudadanos ha exigido la retirada de todos los ejemplares del “periódico de Podemos Zaragoza” que hay distribuidos por los espacios del Ayuntamiento antes de que finalice el día de hoy. A su vez, el partido naranja solicita al alcalde Santisteve que “comunique a Podemos que cese su distribución en dependencias municipales”.

“EL USO PARTIDISTA POR PARTE DE ZEC”

La portavoz de Ciudadanos, Sara Fernández, considera que “es una nueva demostración del uso partidista de las instituciones por parte de Podemos y de Zaragoza en Común”.

La Plaza, un periódico que difunde el ideario de Podemos entre funcionarios / Cedida

Fernández califica de “hartazgo el nuevo intento de “ZEC y Podemos por ligar el partido al Ayuntamiento”. Y ha criticado al gobierno de ZEC, especialmente al alcalde Santisteve, por su doble rasero. “Acusan sistemáticamente a otras formaciones de parasitar las instituciones, y ellos son los que no tienen reparos en utilizarlas para sus fines”, ha explicado.

La portavoz naranja cree que ZEC debe entregar una copia de las autorizaciones para el reparto del periódico ‘La Plaza‘, y en caso de que las haya -ha explicado-, preguntará que ha obtenido Podemos Zaragoza para la distribución de sus ejemplares. Apuntan desde Ciudadanos a que ZEC debe explicar “qué criterios ha seguido el equipo de gobierno para permitir un nuevo acto de propaganda de Podemos“.

Desde Ciudadanos afirman que el Ayuntamiento “no es el cortijo de Zaragoza en Común o de sus partidos amigos”.