Sabado, 20 de Octubre de 2018

La comunicación de la información municipal ha dado un salto de gigante al siglo XXI en el municipio pirenaico de Villanúa (Huesca), donde el tradicional alguacil con corneta que voceaba los avisos ha evolucionado ya a las comunicaciones a través de una aplicación para teléfonos móviles.

Del tradicional aviso precedido por la voz “de orden del señor alcalde” se pasó el siglo pasado a las comunicaciones por medio de un tablón colgado de la fachada del consistorio, y, ahora, a las interconexiones tecnológicas que están revolucionando las relaciones sociales en el mundo.

Según informa el Ayuntamiento de Villanúa en un comunicado, la aplicación, denominada “bandomóvil” y diseñada tanto para el sistema Android como para IOS, pretende hacer más accesible a los vecinos y residentes los bandos, anuncios, noticias e informaciones referidas al municipio.

Una forma, añade el escrito, de hacer “más fácil y efectiva” la comunicación entre el consistorio y los vecinos, que busca, además, la inmediatez de la información.

Para el alcalde de la localidad, Luis Terrén, la puesta en marcha de la aplicación supone “dar un paso más en facilitar el acceso de los vecinos a la información municipal a través de un sistema rápido, inmediato y que no requiere que el usuario se desplace a ningún lugar, lo que en época invernal, en esta zona del Pirineo, es muy de agradecer”.

Así, la aplicación, en el caso de la habilitada para los móviles Android, permite no sólo difundir información municipal sino que facilita a los vecinos el envío de avisos al consistorio para alertar de incidencias como reventones en las tuberías del agua o fallos en el sistema del alumbrado.

Para que los vecinos puedan acceder de forma sencilla a la aplicación, el ayuntamiento ha distribuido diversos carteles por la localidad con códigos QR que permiten la descarga automática de la aplicación una vez escaneados éstos.

Fuentes municipales han explicado a Efe que los vecinos más mayores de la localidad todavía guardan en el recuerdo al último alguacil que coreaba los avisos en la población, Valentín.

Valentín, a quien aún se puede ver pasear por las calles de Villanúa, se desplaza diariamente, quizá por eso de la costumbre, a las dependencias municipales donde prestó servicio para conocer las novedades, que a partir de ahora se difundirán a través de internet.