Miércoles, 14 de Noviembre de 2018

El Festival Veruela Verano proseguirá hoy con el concierto de flamenco vanguardista y experimental que ofrecerá el dúo Rosalía & Raül Refree, quienes presentarán de este modo su disco “Los Ángeles“, en una actuación que acogerá la iglesia de Santa María de Veruela a las 19.30 horas. Según informa la Diputación de Zaragoza, las entradas hoy se pueden comprar en las taquillas del recinto monacal, de 10.30 a 20.00 horas.

Se trata de un dúo que aúna en sus interpretaciones el clasicismo con la experimentación en el flamenco, de modo que logran un folclore ruidista sin electricidad y con tensión emocional, en aras de lograr un discurso sin pretensiones y nacido de la creatividad de los artistas. Algunos lo catalogan como un ‘flamenco hipster’, otros solo hablan de Rosalía como una peculiaridad excepcional que necesitaba la música española.

Los Ángeles -su último disco- despliega los sentimientos más profundos y salvajes de una joven de 23 años que pisa con aplomo el escenario más dispar. Desde reventar su concierto en el Primavera Sound hasta enamorar en el centro cívico Delicias de la capital aragonesa. Y todo ello, con la ayuda del guitarrista Raül Fernández, Refree.


Publicidad


Su primer single, Catalina, habla de la muerte. Si, de la muerte en los ojos de una niña de 23 años. Y ahí, Rosalía es capaz de con un quejío trasladarte a un páramo donde ver de frente la realidad de la vida. Que eludimos a menudo, que la despreciamos, que nos escondemos ante la muerte, pero que está ahí.

El Monasterio de Veruela conocerá el talento de Rosalía / H.A

Rosalía, de tablao en tablao, se ha hecho un hueco entre las jóvenes promesas de este país pisando grandes e inexplorados escenarios. Sin pasado familiar que le acercara al mundo de la música, Rosalía descubrió a Camarón y desde ese momento su vida giró hacía la música. Un momento mágico, según asegura en una entrevista, “una revelación cuasi religiosa“. Algo, que seguro, sucederá hoy en el incomparable marco del Monasterio de Veruela. Rosalía, el público, y el mágico quejío de Los Ángeles.