Lunes, 22 de Octubre de 2018

El Ayuntamiento de Zaragoza ha decretado la prohibición de parar y estacionar en la zona del Paseo Echegaray colindante con la fachada posterior de la basílica del Pilar, para lo que ha instalado pivotes en todo el rehundido.

La decisión, indican fuentes municipales, se ha tomado siguiendo las directrices que la Junta Local de Seguridad de la Delegación del Gobierno ha dictaminado y de acuerdo con la Policía Nacional, Policía Local y el resto de servicios afectados.

La decisión afecta a varias líneas de autobús del Consorcio de Transportes, que suprimen su parada.

Como este estacionamiento lo utilizaban para realizar la regulación del final de línea, se habilita una zona en el Paseo de la Ribera, entre la calle Puente Tablas y el Balcón de San Lázaro, de unos 40 metros de longitud, del lado derecho de la zona de estacionamiento, al que se traslada la parada de bus en esta zona.

La prohibición también afecta a líneas discrecionales turísticas, que deberán parar y estacionar en la zona habilitada en la Avenida de Pirineos, aunque en caso de ser necesario se estudiarán otras alternativas para estos autobuses.