Sabado, 15 de Diciembre de 2018

La izquierda en el Ayuntamiento de Zaragoza está a un paso de cerrar el acuerdo para aprobar las ordenanzas fiscales del próximo año. Los grupos que sustentan al gobierno de ZEC, socialistas y nacionalistas -CHA-, al menos lo han asegurado esta mañana.

Desde el PSOE lo dan por cerrado el acuerdo tras conseguir una “buena aceptación”, por parte de ZEC, de sus propuestas que amplían los beneficios fiscales, según cuentan en una nota de prensa, a los zaragozanos y generan más justicia tributaria. Según recuerdan los socialistas, solo se han necesitado dos sesiones de trabajo para que las fuerzas progresistas del Ayuntamiento de Zaragoza hayan llegado a un acuerdo.

Un acuerdo, que al menos de manera extraoficial, aseguran fuentes socialistas consultadas por este periódico, que “se deben a un sorprendente acuerdo con ZEC por su rapidez”, pero principalmente -aseguran- porque “las circunstancias políticas en el PSOE -ante las primarias entre Lambán y Dueso- no están para complicar la relación con ZEC“.


Publicidad


El gobierno de Zaragoza llevará en el día de mañana el acuerdo con las fuerzas de izquierdas a la Junta de Gobierno para comenzar el procedimiento. Según la agenda que maneja ZEC, las ordenanzas serán aprobadas a final de año. Y, en principio, será con el apoyo exclusivo de los partidos de izquierda.

PSOE ASEGURA UNA FISCALIDAD “JUSTA”

El concejal socialista de Economía, Javier Trívez, considera que está dinámica de acuerdo es buena para los ciudadanos y para la institución y destaca que la filosofía de las ordenanzas no ha variado respecto del primer acuerdo de la legislatura, “ya que año a año se ha intentado asegurar los ingresos del ayuntamiento, pero logrando una fiscalidad lo más justa posible”.

Desde el PSOE precisan que las principales novedades del próximo año tienen que ver con el IBI, que no crecerá en ningún tramo, por lo que ninguna familia zaragozana experimentará subidas en este tributo. El otro gran impuesto que se someterá a modificaciones es el de la plusvalía, en tanto en cuanto las transmisiones de la vivienda habitual por causa de muerte dejarán de pagar casi con carácter universal.

Trívez explica que tanto las variaciones en el IBI como las de la plusvalía van a suponer una merma en la recaudación municipal que se compensará con un mayor esfuerzo fiscal de las empresas y comercios que tienen una valor del suelo superior al millón de euros, y la incorporación de los almacenes de este tramo catastral.

Desde el PSOE recuerdan que Trívez defendió desde el primer momento en las negociaciones no ampliar la presión fiscal al tramo inmediatamente inferior, es decir, a los negocios con valor del suelo de 800.000 a un millón de euros, porque la medida “rompía la tónica de la proporcionalidad y cargaba con desmesura el aumento de la presión fiscal a este grupo”.

CHUNTA DA POR CERRADO EL ACUERDO

El portavoz de CHA en el Ayuntamiento de Zaragoza, Carmelo Asensio, ha anunciado hoy que el acuerdo entre CHA, ZeC y PSOE para aprobar las Ordenanzas Fiscales para 2018 “está prácticamente cerrado”, a falta de “unos pocos flecos“, por lo que el borrador podrá ser aprobado “mañana mismo” en Junta de Gobierno.


Publicidad


Asensio ha resaltado en un comunicado la importancia del acuerdo alcanzado entre las tres fuerzas de izquierda para impulsar unas Ordenanzas Fiscales “más justas y redistributivas” de la riqueza.

El portavoz de CHA ha señalado que finalmente no se bajará el umbral catastral para las grandes superficies, que se mantendrá en un millón de euros, aunque el resto de grupos han aceptado la propuesta de su grupo de subir ligeramente el 5 % el tipo de gravamen para las grandes empresas. Ello “permitirá rebajar el IBI residencial a la gran mayoría de los inmuebles de la ciudad”, avanzando en la progresividad fiscal que ha defendido siempre CHA,ha resaltado.

En cuanto al impuesto de Plusvalía, Asensio ha adelantado que “el Ayuntamiento de Zaragoza va a dejar de cobrarlo en los casos en los que no aumente el valor del terreno“. “No se pagará el impuesto cuando haya una minusvalía”, ha aclarado.