Miércoles, 14 de Noviembre de 2018

El imán de la cárcel de Zuera, Fawaz Nahhas, ha sido expulsado de su puesto en la prisión zaragozana. El imán -y presidente de la Comunidad Islámica de Zaragoza- vinculó durante la oración del 25 de agosto ante los reclusos musulmanes los atentados yihadistas -Barcelona y Cambrils- con las coaliciones internacionales que participan las tropas nacionales.

“España ha participado en coaliciones internacionales en las que el número de víctimas entre los países árabes ha sido cien veces superior“, reconoció en la oración. De hecho, según informa ABC, el imán insistió en su oración que “el terrorismo no es un invento musulmán, el terrorismo en un invento de las potencia europeas tras la II Guerra Mundial”.


Publicidad


“YO SOY YIHADISTA”

Nahhas fue inmediatamente destituido de su puesto en la prisión, según establece el protocolo de la política de control de mezquitas e imanes que el Ministerio del Interior impone tras los atentados yihadistas.

Las declaraciones del líder religioso no son las únicas que le cuestan una explicación. En una entrevista en Heraldo, el imán condenó los atentados perpetrados por Daesh (Estado Islámico) en Europa al tiempo que reconocía que “Yo soy yihadista, pero no soy un asesino”.

Una afirmación que debió ser corregida en días posteriores para matizar que “yihad’ significa esfuerzo para ser mejor persona, para que mis actos sean siempre cívicos, no mandar a matar a la gente ni poner camiones con bombas”.

CONDENA DEL TERRORISMO

El imán destituido es un conocido musulmán en la comunidad islámica de Zaragoza. Hace pocas semanas, tras los atentados yihadistas de Cataluña, participó en el minuto de silencio llevado a cabo en la plaza del Pilar y mostró su condena.

“Tenemos un sentimiento enorme de dolor por todo lo ocurrido este jueves en Cataluña y enviamos nuestras condolencias a nuestros hermanos barceloneses, que han sufrido la violencia de unos locos que están en contra de la vida“, detalló a los medios de comunicación. Añadió, a su vez, que utilicen el islam como razón de su violencia: “No pueden hablar en nombre de los musulmanes. Son unos criminales“.

Este mes de septiembre, según ha podido saber este periódico, ha organizado una reunión de representantes y juntas directivas de las 70 mezquitas que hay en Aragón para implementar una serie de pautas que garanticen la “máxima precaución” en el nombramiento de los imanes.

Entre otras medidas, figura la exigencia de presentar un certificado de antecedentes penales, y no sólo de delitos sexuales, a quienes quieran dirigir la oración en estos lugares de culto. También el impulso de una ley interna que obligue a comunicar a la Comunidad Islámica y consultar con el resto de mezquitas la llegada de cualquier imán que venga nuevo o sea de fuera.

En Aragón hay 70 mezquitas -en realidad más bien son centros de oración- para el culto de cerca de 54.000 musulmanes. En Zaragoza capital existen 13, de las que sólo siete cuentan con imam fijo, y una población de unos 26.000 fieles.