Martes, 23 de Octubre de 2018

La compañía comenzó a implantarse en Zaragoza con tan sólo 50 motocicletas. Y en menos de dos semanas ya prevé ampliar hasta 100 en el plazo de un mes. Un crecimiento que se debe a la alta demanda registrada en poco tiempo. Muving ha llegado a Zaragoza para quedarse.

Desde hace pocos días, moverse por Zaragoza de una manera sostenible, cómoda y alquilando una motocicleta eléctrica ya es posible. Muving, la empresa gaditana está en proceso de expansión por España y dentro del su plan de crecimiento territorial se contempla su implantación en la capital zaragozana.

La empresa acaba de comenzar a prestar este servicio de alquiler de motocicletas eléctricas de 125 centímetros cúbicos en Zaragoza, tras llegar a otras ciudades como Madrid, Sevilla, Barcelona o Málaga, entre otras.

600 CLIENTES EN POCOS DÍAS

Muving cuenta con un total de 50 motocicletas eléctricas -se conocen por su llamativo color amarillo-, aunque ante la aceptación que está teniendo este servicio, ya está previsto aumentar la presencia en la capital aragonesa. “En menos de una semana, se han registrado 600 clientes“, explican a HOY ARAGÓN desde la dirección de la compañía. Por lo que ya en el mes de octubre contarán con un parqué de 100 motos, cifra que se elevará hasta las 135 a finales de este año.


Publicidad


El alquiler de las motos eléctricas presenta varias ventajas a la hora de moverse por la ciudad. “No hay contaminación ni de humo ni de ruido en el desplazamiento de moto. Tiene cero emisiones“.

Además, -explican desde Muving- es más cómodo que un coche ante los atascos y también económico porque “se alquila por minutos“, teniendo el usuario que pagar 18 céntimos con IVA por minuto. “El viaje medio en Zaragoza es de unos diez minutos, por lo que el coste sería de 1,80 euros“. Y desde la compañía adelantan una promoción con la llegada a Zaragoza: el alta en Muving es gratuita y se ofrecen 30 minutos de regalo.

Un usuario utilizando la aplicación móvil de Muving / H.A

Las motocicletas eléctricas tienen a su vez la ventaja de que pueden ser utilizadas por cualquier persona, siendo tan solo necesario ser mayor de 18 años y tener la licencia legal para conducir motos (A1 o B con más de tres años de antigüedad).

FÁCIL, CÓMODO Y BARATO

El sistema también es muy sencillo y cómodo de utilizar, puesto que todo se realiza a través del smartphone. De hecho, se emplea una aplicación móvil -disponible para Android e iOS., en la que el usuario tiene que registrarse para comenzar a utilizar este servicio, teniendo que indicar sus datos, una tarjeta de crédito y remitir una copia de su carné de conducir para que Muving lo compruebe y autorizar el alta.

Tras este proceso, el cliente puede ver las motocicletas eléctricas que tiene más cercanas y sus características, distancia… para reservarla, si está conforme. “Dispone de 15 minutos sin cargo desde que hace la reserva hasta que comience su uso” para el desplazamiento.


Publicidad


Las motocicletas, que tienen dos cascos y redecillas higiénicas, no emplean llave, sustituyéndose por el móvil, y pueden tanto cogerse como dejarse, una vez finalizado el desplazamiento, en cualquier estacionamiento, puesto que no hay estaciones específicas como sucede en el caso de las bicicletas. Eso sí, hay que dejarla siempre bien estacionada para no tener que pagar ninguna multa, cuyo importe correspondería abonar al usuario.

Las motocicletas de Muving, que están aseguradas a terceros, tampoco necesitan puntos de recarga para las baterías. “Las motos llevan dos baterías. Como están monitorizadas en tiempo real, podemos ver si se ha desgastado la batería. Nuestros operarios hacen rutas para sustituirlas”. De media, una moto puede hacer un recorrido de unos 65 kilómetros sin cambiar la batería.