Miércoles, 24 de Octubre de 2018

La CEOE Zaragoza ha cumplido 40 años “más joven que nunca” y con fuerzas renovadas para afrontar nuevos retos como la lucha contra la despoblación, lograr un entorno fiscal y laboral favorable para las empresas, el crecimiento del tamaño empresarial, las infraestructuras o la internacionalización.

Así lo aseguró su presidente, Ricardo Mur, en una gala de aniversario que reunió a empresarios, profesionales y representantes de las instituciones y la sociedad zaragozana y aragonesa. El acto recordó la historia de la confederación y la contribución empresarial a la economía y la sociedad, así como la fuerza de la organización para afrontar el futuro.

Mur destacó entre otros aspectos que “hablar de CEOE es hablar de lealtad” con el territorio, los empresarios y valores como el esfuerzo, la honestidad, la adaptación al cambio, la calidad y la responsabilidad social.


Publicidad


También hizo hincapié en la fortaleza de la economía zaragozana y aragonesa, su tejido industrial “con el metal y el automóvil a la cabeza, un innovador sector agroalimentario, una industria química de primera, una hostelería y un comercio que son referente nacional y suman valor añadido al turismo de Aragón y una apuesta por la logística que nos posiciona entre los centros más competitivos de Europa”.

Los valores del asociacionismo empresarial y el papel clave de las empresas en la sociedad también fueron destacados por el presidente de CEOE, Juan Rosell, y el de CEOE Aragón, Fernando Callizo, presentes en la gala por la parte empresarial junto al presidente de CEPYME, Antonio Garamendi, y representantes de las tres provincias aragonesas y las más de 100 organizaciones de todos los sectores productivos que agrupa CEOE Zaragoza.

Fuentes de este organismo recuerdan que la Confederación de Empresarios de Zaragoza nació en 1977, “en la Transición española cuando las organizaciones empresariales y el diálogo social con los sindicatos contribuyeron a afianzar la construcción de un sistema democrático“.

Desde entonces, ha desarrollado una labor continuada de representación y defensa de los intereses empresariales, así como de impulso y colaboración para consolidar y ampliar un tejido productivo que hoy genera el 72,6 % del Producto Interior Bruto (PIB) de Aragón y sustenta 260.000 empleos.

La internacionalización y la mejora constante de la competitividad, consolidar la especialización industrial y un modelo de crecimiento sostenible que ayude a posicionar a Aragón entre las regiones europeas más prósperas son los objetivos de actuación que se marca la Confederación en esta nueva etapa de su actividad.