Viernes, 14 de Diciembre de 2018

La Policía Nacional se ha incautado en un establecimiento comercial de Zaragoza de más de 2.000 botellas de vinos y licores procedentes de hurtos, cuyo precio de mercado asciende a 30.000 euros, y el responsable del establecimiento, de origen chino, ha sido detenido como presunto autor de un delito de receptación.

Según ha informado la Jefatura Superior de Policía de Aragón, el pasado 19 de septiembre los investigadores detectaron a un conocido delincuente especializado en el hurto de licores en supermercados introduciéndose en una tienda regentada por ciudadanos de origen chino, en el Camino de las Torres de Zaragoza.


Publicidad


Esa misma tienda, en ocasiones anteriores, ya había sido objeto de investigación por parte de la Policía Nacional, por dedicarse presuntamente a la compra de artículos provenientes de hurto.

Una vez en su interior, los agentes observaron cómo en un lugar reservado de la tienda la persona que acababa de introducirse en el establecimiento estaba haciendo entrega al responsable del local de 10 botellas de licores que, como más tarde se pudo comprobar, acababan de ser hurtadas en un supermercado próximo a la zona.

Las botellas incautadas / CNP

Por todo ello se procedió a realizar una requisa del local y se pudo comprobar cómo entre sus pasillos y tapadas con cajas de cartón se encontraban una gran cantidad de botellas de licores y vinos.

Además, los agentes hallaron en el sótano del establecimiento otra gran cantidad de botellas de licor (más de 2.000), algunas de ellas con alarmas en forma de pegatinas dañadas con el fin de hacerlas inservibles al paso de los arcos de seguridad de los supermercados. En muchos de estos precintos de seguridad aún se podía ver el logotipo de la tienda de la cual procedían.

El valor de mercado de las botellas aprehendidas asciende a 30.000 euros. Además, los investigadores hallaron 7.500 euros distribuidos en varios puntos del local.

Mientras los agentes estaban realizando el registro e intervención de esas botellas, dos individuos, también conocidos como delincuentes habituales especializados en el hurto de botellas en establecimientos, se presentaron en el local, desconociendo la práctica policial que se estaba llevando a cabo, con el objetivo de vender al titular de la tienda unas 14 botellas de licores. Esas dos personas fueron inmediatamente identificadas