Viernes, 14 de Diciembre de 2018

El presidente de la región francesa de Nueva Aquitania, Alain Rousset, y su homólogo en Aragón, Javier Lambán, confían en el impulso del Gobierno de España a la reapertura del Canfranc, una línea ferroviaria que ambos consideran irreversible y necesaria para Europa.

Ambos dirigentes mantuvieron ayer un encuentro en la sede del Gobierno de Aragón en Zaragoza donde se habló de la reapertura de la línea ferroviaria Pau-Canfranc-Zaragoza y de la Comunidad de Trabajo por los Pirineos, que a partir de noviembre presidirá Aragón.


Publicidad


Además, acordaron relanzar un fondo de inversión dentro de un convenio de cooperación transfronterizo, que ahora estaba paralizado y que cuenta con una dotación de 300.000 euros, entre las dos regiones para impulsar otros proyectos comunes y presentarlos a la Unión Europea, además del Canfranc.

CANFRANC, CADA VEZ MÁS CERCA

Alain Rousset, explicó que su impresión es que el Gobierno de España se ha empeñado, y ha sido uno de los impulsores del proyecto para Canfranc que las dos regiones han presentado en la Unión Europea. A este respecto, Lambán añadió que confía en los “compromisos” del Ministerio de Fomento con esta infraestructura.

Por su parte, Rousset se mostró “muy contento” por conocer de primera mano el proceso de licitación de la estación de Canfranc y su entorno, al tiempo que valoró la decisión de la Comisión Europea de financiar parte de los estudios.

Rousset, quien indicó que lleva mucho tiempo defendido la reapertura de la línea ferroviaria, considera que se debe “crear una corriente de opinión” tanto en la Comunidad aragonesa como en Aquitania, para apoyar una obra que “valoriza” uno de los mejores patrimonios culturales de Europa.

Por otro lado, durante este encuentro, los dos dirigentes hablaron también de la Comunidad de Trabajo por los Pirineos (CTP) que ahora preside Nueva Aquitania y cuyo testigo recogerá Aragón a partir de noviembre.

Por su parte, el presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, comentó que intentarán desempeñar la presidencia de este organismo con la misma “brillantez” que Aquitania, intentando “estar a la altura”.

LA FIGURA DE ROUSSET

Además, el presidente aragonés resaltó la apuesta de Rousset por la línea de Canfranc, tanto es así que habrá que agradecérselo de manera especial al presidente de Aquitania, explicó, cuando la reapertura se produzca, algo que a su juicio es ya “irreversible”.

La propuesta presentada en Bruselas de forma conjunta por primera vez por Aragón y Aquitania para la reapertura del Canfranc recogida en “Superando las conexiones perdidas entre Francia y España: estudios para la rehabilitación de la sección ferroviaria transfronteriza Pau-Zaragoza” fue seleccionada por la Comisión Europea dentro de la convocatoria de ayudas ‘Conectar Europa’.

En concreto, la línea ferroviaria Pau-Canfranc-Zaragoza recibirá una inversión de 7,5 millones de euros para financiar el 50 por ciento de un proyecto -cifrado en 15 millones de euros- que prevé la realización de un conjunto de estudios para la reapertura de la conexión internacional ferroviaria Canfranc-Pau