Sabado, 17 de Noviembre de 2018

El pregón de las fiestas del Pilar se preveía como uno de los momentos más complicados para el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve. En un ambiente tenso en los últimos días, desde la polémica por la asamblea de Podemos en Zaragoza o la crítica en redes sociales por otorgar la Medalla de Oro a Ada Colau en reconocimiento a la ciudad por los atentados yihadistas.

Todo ello, se sumaba a la polarización social respecto al clima de tensión y movilización por la posible secesión de Cataluña. En las concentraciones de Zaragoza, al margen de los gritos en defensa de “la unidad de España” y contra el independentismo, se centraron parte de las críticas en la gestión de Zaragoza en Común con contables abucheos hacía el alcalde Santisteve.


Publicidad


Sin duda, el ambiente estaba caldeado. Y el pregón de las fiestas de la capital aragonesa se preveía como el desenlace de las protestas de los últimos días. En las redes sociales así se pedía con mensajes para promover una manifestación contra el alcalde de Zaragoza, con pitos y banderas de España.

SANTISTEVE, ABUCHEADO EN EL PREGÓN

El ambiente reivindicativo estaba en la Plaza del Pilar. Durante los momentos previos al pregón de las fiestas zaragozanas, el público asistente ya coreaba canciones o gritos contra el alcalde de Zaragoza, y alguno de sus concejales como Alberto Cubero.

Dentro, en el salón de plenos, se producía el guión establecido. Los discursos institucionales, la entrega de la Medalla de Oro de la ciudad, el nombramiento de los hijos predilectos de Zaragoza o corrillos entre los representantes institucionales.

Y llegó el momento. El alcalde de Zaragoza, flanqueado por el pregonero Kase. O y el concejal de Cultura, Fernando Rivarés, salió al balcón de la casa consistorial. El abucheó fue inmenso. Durante minutos los pitos de los manifestantes silenciaron las palabras de Fernando Rivarés, y con más intensidad del alcalde Santisteve. De hecho, el discurso del alcalde Santisteve fue de los más breves escuchados.

Llegó Kase. O para iniciar el pregón y se sucedieron los aplausos y vítores. Un, dos, tres: paz. Ese fue el grito unánime que el músico zaragozano Kase.O arrancó de la multitud que se congregaba en la Plaza del Pilar y que sirvió para calmar un ambiente caldeado contra el alcalde de la ciudad, Pedro Santisteve, en el comienzo de las fiestas del Pilar 2017.