Lunes, 22 de Octubre de 2018

La juez ha acordado hoy suspender las penas de prisión a siete de los ocho jóvenes antifascistas acusados de causar desórdenes públicos y de atentar contra agentes de la autoridad durante una protesta contra la celebración en Zaragoza, en febrero de 2015, de un concierto organizado por un grupo de ideología nazi.


Publicidad


Los ocho jóvenes han aceptado previamente condenas inferiores a los dos años de prisión, así como multas e indemnizaciones por unos 14.500 euros para evitar la celebración de un juicio en el que se enfrentaban cada uno a condenas de 8 años de prisión por los delitos referidos.

SUSPENSIÓN DE LAS CONDENAS

Tras dictar sentencia “in voce”, la juez ha acordado suspender las condenas a cinco acusados que carecían de antecedentes penales, con la condición de no volver a delinquir durante un periodo de dos años.

Otro de los acusados, con antecedentes penales no determinados, también ha visto suspendida su condena con el compromiso de no volver delinquir en dos años y seis meses y de pagar una multa añadida de 180 euros.

La magistrada también ha suspendido la condena impuesta al séptimo de estos jóvenes, con antecedentes penales posteriores a los hechos por maltrato, lesiones y atentado, acuerdo condicionado a no delinquir durante cuatro años. Respecto al octavo de los acusados, la juez ha aplazado su decisión hasta revisar los diversos antecedentes penales con los que cuenta.

Previamente al juicio, durante la mañana de hoy, se han concentrado miembros de la plataforma ‘Los 10 de Zaragoza’ para protestar por la acusación judicial y solidarizarse con los antifascistas acusados. Junto a la concentración, estaban varios dirigentes de ZEC y de Podemos.

De hecho, la campaña para pedir la absolución de los antifascistas ha sido promovida en redes sociales por varios de ellos, y de manera más entusiasta por el edil de ZEC, Alberto Cubero.

PELEA ENTRE ANTIFASCISTAS Y NEONAZIS

Los hechos se produjeron la noche del 28 de febrero de 2015 ante las puertas del local donde tenía lugar el concierto, tras un enfrentamiento entre varios jóvenes antifascistas y un grupo de neonazis que asistían al espectáculo.

El incidente se saldó, según relata el escrito fiscal, con trece detenciones y cinco policías nacionales lesionados, a los que los ocho jóvenes acusados deberán indemnizar con un total de 11.704 euros.

Ocho de los detenidos, de 20 a 28 años, fueron finalmente encausados por desórdenes públicos y atentado, mientras que otros dos, menores de edad, ya fueron juzgados en fechas previas, con el resultado de una absolución y una condena de trabajos para la comunidad.

Desde la asamblea ‘Absolución 10 de Zaragoza’, constituida en apoyo de los encausados, se asegura que el acuerdo adoptado ante el tribunal es un “mal menor” y una conclusión “agridulce” de la campaña puesta en marcha.

“Sin duda -asegura esta organización-, el hecho de que la fiscalía solicite inicialmente peticiones tan altas condiciona la decisión de aceptar o no acuerdos, ya que infunde miedo al elevar el riesgo de entrada en prisión”.