Viernes, 19 de Octubre de 2018

El decano de los economistas aragoneses, Javier Nieto, ha subrayado hoy el potencial que tiene la comunidad autónoma para acoger empresas, pero no se ha mostrado partidario de “intentar pescar en río revuelto” por la crisis abierta por el proceso independentista catalán.

Así lo ha señalado a los medios con motivo de la reunión que esta tarde ha convocado la consejera de Economía del Gobierno de Aragón, Marta Gastón, con agentes económicos y sociales para analizar los efectos que dicha crisis podría ocasionar en la comunidad, y en la que Nieto participa como decano del Colegio de Economistas.


Publicidad


“Las decisiones en caliente no son buenas. Hay que pensarlas bien“, ha advertido Nieto, quien piensa que “quizás no hay que hacer nada más que decir que aquí lo tenemos todo, que estamos bien situados”. El decano ha asegurado que “Aragón tiene potencial, territorio, plataformas logísticas, capital humano y una universidad excelente“.

Con ello Nieto ha hecho referencia al incremento del número de consultas que está recibiendo Aragón por parte de empresas de Cataluña que quieren dejar la comunidad vecina y por lo que el presidente aragonés, Javier Lambán, ha decidido impulsar este tipo de reuniones, lo que, a su juicio, significa “ser diligente”.

Los representantes del Colegio de Economistas participarán como técnicos con el fin de apoyar al Gobierno. “No vamos a incentivar pero tampoco hay que poner pegas”, según ha apuntado por su parte la catedrática de Finanzas de la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Zaragoza, Natividad Blasco, quien hoy ha presentado la encuesta de coyuntura 2017 realizada a los colegiados.

Natividad Blasco ha asegurado que entiende el motivo de la marcha de empresas de Cataluña porque refleja la preocupación de los empresarios por los trabajadores y la continuidad de la empresa. Y también para intentar evitar la incertidumbre, el riesgo y el miedo, que es lo que “paraliza el dinero“.

Por su parte, el decano ha recordado que Cataluña vende a Aragón por más de 10.000 millones, mientras que las ventas a la inversa se sitúan en más de 4.000 millones. “Somos el principal proveedor“, por lo que “si hay parón, nos va a afectar”, ha sentenciado.