Miércoles, 17 de Octubre de 2018

El presidente de Adif, Juan Bravo, ha garantizado hoy las inversiones en la mejora de la línea ferroviaria Zaragoza-Teruel-Sagunto-Valencia, estimadas globalmente en 335 millones de euros hasta 2022, aún en el caso de que se prorroguen los Presupuestos Generales del Estado.

Al término de la segunda reunión de la comisión de seguimiento del Corredor Cantábrico-Mediterráneo celebrada en Zaragoza, Bravo ha asegurado que esta actuación “está plenamente garantizada desde el punto de vista presupuestario”, ya que Adif tiene “capacidad suficiente para abordar todos los proyectos que están en marcha”.


Publicidad


El presidente de Adif ha comparecido ante los medios acompañado por el consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda del Gobierno de Aragón, José Luis Soro, tras el encuentro de esa comisión al que también han asistido representantes de la Generalitat de Valencia, de la Autoridad Portuaria de Valencia y de las asociaciones y confederaciones empresariales.

AVANCES EN LA LÍNEA

Bravo ha repasado los avances que ha habido hasta ahora en la línea en seis meses, la supresión de ocho limitaciones de velocidad, la puesta en servicio del sistema tren-tierra en buena parte del corredor, el aumento de tres a quince surcos y la reducción en un máximo de tres horas en servicios de mercancías, al pasar de 10 a 7, y de 23 minutos para los trayectos de viajeros -de 5 horas y 26 minutos a 5 horas y 3 minutos-.

Ha anunciado que en la próxima reunión de la comisión, prevista para el próximo mes de enero en Valencia, estará listo el plan director de mejora de la línea, con una concreción de proyectos redactados -entre ellos, la electrificación-, plazos de todas las actuaciones e inversiones.

“Espero que en los próximos meses tengamos ya un plan director completo”, con información de “detalle” de cada una de las actuaciones, con cifras “ciertas” y una “hoja de ruta” que permita hacer un seguimiento a todas las partes implicadas, ha remarcado Bravo, quien ha apuntado, respecto a la inversión, que la cifra estimada podría oscilar una vez redactados todos los proyectos en los dos próximos meses.

LAS EMPRESAS LOGÍSTICAS SOLICITAN MÁS TRÁNSITO

Bravo ha avanzado también, respecto a la puesta en marcha del sistema tren-tierra, que a finales de año finalizarán las obras del tramo pendiente Zaragoza-Teruel y tras una fase de pruebas, en pocas semanas estará toda la línea operativa las 24 horas.

Este será uno de los factores que dará mayor capacidad a la hora de incrementar los surcos para que las empresas logísticas y operadoras soliciten más tránsito por la línea, ha agregado Bravo, quien ha apuntado, respecto a los apartaderos ferroviarios, que los proyectos estarán terminados a final de año para su licitación a principios de 2018, y en el caso de el presupuesto supere los cerca de 13,5 millones aportados por la Autoridad Portuaria de Valencia, la diferencia la asumirá Adif.

Además, para que los trenes de mercancías puedan incrementar su capacidad de transporte, están previsto invertir 1,3 millones para reforzar once puentes y estructuras que permitirán pasar de 20 a 22,5 toneladas por eje.


Publicidad


En cuanto a la electrificación de la línea, está a punto de terminar el proyecto para licitar en 2018, ha precisado Bravo y, al respecto, Soro ha explicado que sigue pendiente la declaración de impacto ambiental entre Teruel y Sagunto, que aunque ya se han iniciado las gestiones “necesariamente va a retrasar” y el horizonte para que sea una realidad es 2022.

“Lo importante es empezar a trabajar”, ha destacado Soro, quien ha valorado la comisión de seguimiento de esta línea en sí misma con la participación de todos los implicados para poder evaluar lo que se ha ido haciendo, y de momento, ha subrayado, “los compromisos que se han asumido se han cumplido”.

En ese sentido, ha hecho hincapié en la importancia de contar con un plan director, porque será mucho más sencillo hacer un seguimiento de las actuaciones y tener claros los plazos e inversiones.

El consejero ha señalado que todas las mejoras que se están planteando son necesarias, pero para Aragón, en un horizonte más allá de 2022, serán precisas más actuaciones para que este corredor sea plenamente competitivo, como en las rampas o en los radios de giro