Sabado, 20 de Octubre de 2018

El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, ha apelado este viernes a mantener la unidad de las fuerzas institucionales “contra viento y marea” en la aplicación del artículo 155 de la Constitución como respuesta al desafío soberanista en Cataluña.

Lambán, en declaraciones a los medios de comunicación durante su visita a la XXXVII edición de ExpoCaspe, se ha mostrado preocupado por el escenario que se abre ahora, con la posible aprobación de la declaración unilateral de independencia (DUI) en el Parlamento catalán y con la suspensión de la autonomía catalana en virtud de la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

“Nadie es capaz de prever con acierto y precisión qué puede ocurrir en cada uno de los escenarios y qué efectos puede tener la aplicación del artículo”, ha enfatizado.


Publicidad


Lo que sí teme el presidente es que el país va a pasar un tiempo “más largo que corto” de “problemas, quebrantos, desasosiego e inquietud”. En cualquier caso, ha dicho, el “principal requisito” de la aplicación del artículo 155 es que “permita restablecer la normalidad democrática y la Constitución”.

“REBELIÓN”

Ha recordado que el Senado está hoy tomando medidas “para aplicar la Constitución”, con las herramientas que la propia Carta Magna incluye para el restablecimiento de la legalidad en las comunidades autónomas donde, como en Cataluña, “el Gobierno ha decidido poner patas arriba el Estado de Derecho” y situarse en el lado de la “rebelión” y la “sedición”.

Su deseo “ferviente” es que “ante un desafío como este haya una respuesta unánime de todas las fuerzas constitucionalistas“. Para el presidente aragonés, España está viviendo “el momento más crítico desde punto de vista político y social de toda la etapa democrática, de más trascendencia e incluso de más difícil remedio que el ’23F’“.

Porque, aunque Lambán no sabe muy bien qué es lo que el Parlamento catalán está a punto de votar, de lo que está convencido es de que será de nuevo “una trampa“. A su juicio, una de las características de la crisis catalana es que “roza el esperpento en cuanto a la imprevisión, la improvisación y los cambios de ritmo“.

LA POSICIÓN DE ARAGÓN

Preguntado por las repercusiones de todo el proceso en Aragón, ha asegurado que esta comunidad las sufrirá más que ninguna otra por proximidad y por la intensidad de sus relaciones económicas y sociales.

“No se me ocurre ningún escenario en el futuro inmediato de Cataluña que tenga repercusiones positivas para Aragón“, ha recalcado.

Y por eso considera que está “más justificada que nunca” la implicación que debe de tener Aragón en la búsqueda de soluciones para un contencioso, ha lamentado, “que pone en jaque y en quiebra la convivencia y el Estado de Derecho”.