Lunes, 22 de Octubre de 2018

Comisiones Obreras (CCOO), junto con 23 aspirantes a la oposición a plazas de bomberos convocadas por la Diputación de Zaragoza, ha presentado una demanda ante el juzgado de lo penal porque considera que podrían haberse cometido prevaricación y tráfico de influencias en las pruebas efectuadas.

En nota de prensa, el sindicato anuncia que ha llevado a la jurisdicción penal el primero de los ejercicios realizados a los aspirantes, que sólo aprobaron 20 de las 457 personas que se presentaron. Las oposiciones a bombero-conductor se llevaron a cabo el pasado 30 de septiembre.

Según señala CCOO, “los indicios y las irregularidades denunciadas por los querellantes podrían ser compatibles con las que suelen desembocar en delitos de prevaricación y tráfico de influencias“.


Publicidad


Apunta el sindicato que sus “pesquisas” se apoyan en “las sospechas de posibles filtraciones de las preguntas por parte del tribunal a algunos de los opositores que resultaron aprobados”.

E indica la existencia de una supuesta acta notarial, previa a la publicación de los resultados de las oposiciones, en la que “se acierta el nombre del 80 por ciento de los aprobados“.

Con estos indicios, Comisiones Obreras expresa su deseo de que la investigación alcance al presidente de la Diputación de Zaragoza, Juan Antonio Sánchez Quero, por “ser quien nombra el tribunal seleccionador”.

A la espera de la resolución judicial, CCOO pide como medida cautelar la paralización del proceso de selección de las plazas.

El pasado día 25 el pleno de la Diputación Provincial de Zaragoza aprobó gracias al voto de todos los grupos, menos el PSOE, una moción para instar a la revisión y, si procede, la anulación del primer examen de las oposiciones a bombero.