Lunes, 17 de Diciembre de 2018

El ambiente de tensa calma vivido durante los últimos días, tanto en Aragón como en Cataluña, se ha trasladado al entorno del Museo de Lérida durante las últimas horas debido al operativo judicial que debe devolver las 44 piezas del Monasterio de Sijena (Huesca).

“VERGONYA”

Pasada la madrugada, más de 50 personas se han concentrado ante el Museo de Lérida en protesta por la devolución. Junto a ellos, ha querido estar el alcalde de Lérida, Àngel Ros (PSC), para solidarizarse con los vecinos ahí concentrados.


Publicidad


Su presencia, sin embargo, no ha sentado bien a algunos vecinos que estaban en la puerta del Museo de Lérida.

El alcalde ha sido recibido con gritos -en catalán- de “¡Vergüenza!” y “El 155 también ha sido gracias al PSC”.

Ros, que no ha querido entrar a contestar los insultos de los vecinos, explicó su presencia afirmando que “cuando hay un incendio por la noche en la ciudad, yo siempre acudo como alcalde y en este momento se está produciendo un incendio cultural”. 

El alcalde de Lérida no ha podido entrar al interior del Museo al impedírselo los Mossos por no tener la autorización pertinente.

EL DISPOSITIVO

Este domingo por la noche, las piezas siguen de momento igual: siete expuestas (tres cajas funerarias y cuatro piezas de alabastro del retablo de Santa Ana), mientras que el resto siguen en el lugar que han ocupado en el almacén, y la responsable de manipular las obras será la empresa de transporte que el Gobierno de Aragón haya contratado.

Pocos minutos antes de que terminara el plazo dado por el juez de Huesca para la entrega voluntaria, una decena de funcionarios del Museo de Lérida han entrado en las instalaciones. En ese momento, el operativo para la devolución ha comenzado.

Según fuentes de la Guardia Civil, el operativo estaba diseñado para iniciarse al punto de la mañana, sin embargo ante la “poca credibilidad” de los funcionarios del Museo catalán se ha decidido que sean los funcionarios de la institución museística quienes inicien el embalaje.

Por parte del Gobierno de Aragón, una docena de personas estarán presentes durante el operativo. Entre técnicos, el letrado de la DGA y empleados de la empresa encargada del traslado, estará el director general de Cultura, Nacho Escuín.

Y a su vez, la Guardia Civil estará presente como garante de la devolución tras el mandato judicial.