Miércoles, 14 de Noviembre de 2018

La portavoz de Podemos en el Congreso, Irene Montero, considera que es en Aragón donde deben estar las 44 obras de arte que permanecían en el Museo de Lérida y que este lunes han sido trasladados de vuelta por decisión judicial al Monasterio de Villanueva de Sijena, en Huesca. Ante el asombro de los presentes ha preguntado si se había equivocado.

“Nosotros pensamos que esos bienes tendrían que estar donde deben estar. Creemos que son bienes que estaban en Aragón y que son propiedad, o deberían serlo, de Aragón, y que pensamos que deberían estar ahí”, ha explicado la dirigente del partido morado.

Al término de su intervención, y ante la incomprensión de periodistas y compañeros de partido, la dirigente de Podemos se ha acercado a una asesora consciente del ‘fallo’ para reconocerle “la he cagado”.

De este modo, Montero ha ido más allá en su pronunciamiento que su compañero de partido, el secretario de Organización y exsecretario general de Aragón, Pablo Echenique, quien ha evitado hacer una valoración del traslado en sí y se ha limitado a criticar la gestión que tanto el Gobierno de Aragón como el cesado de Cataluña están haciendo del asunto.

ECHENIQUE CRITICA LA POLITIZACIÓN

“Es muy mala noticia que haya actores que hagan mala política con este tipo de cosas”, ha denunciado Echenique en la rueda de prensa posterior a la Ejecutiva de Podemos, en la que ha responsabilizado tanto al Gobierno aragonés como a exaltos cargos del cesado Gobierno de la Generalitat y a la CUP de convertir un problema de patrimonio en “un conflicto territorial”.

Pablo Echenique / Podemos

Según Echenique, tanto unos como otros están cometiendo la irresponsabilidad de “enfrentar a pueblos hermanos como el aragonés y el catalán, que no solo se respetan y se quieren sino que son socios comerciales”.

“Esto no debería haberse convertido en un conflicto político entre pueblos hermanos, pero hay gente que le interesa convertir este tipo de cosas en confrontación entre catalanes y aragoneses. Y sí creo que hemos visto voces de ambos lados del Segre intentado convertir esto en un conflicto político”, ha enfatizado.

En concreto, el dirigente ‘morado’ ha citado al expresidente catalán Carles Puigdemont, a quien ha criticado que hablara de “humillación”, y al Gobierno aragonés de Lambán, el cual, según Echenique, “se excita ante la imagen de la Guardia Civil entrando en un museo”.