Miércoles, 17 de Octubre de 2018

Puede parecer broma, pero no. De las 97 piezas de arte sacro que Cataluña se debería haber devuelto -mediante requerimiento judicial- al Monasterio de Sijena tan sólo se han recuperado 94. Es decir, el 3% de los bienes no han sido devueltos.

La última pérdida se conoció el pasado lunes, durante el embalaje de las 44 obras de arte sacro. Las otras dos no se devolvieron durante la primera tanda de traspaso, el pasado mes de julio, y desde Cataluña no explicaron el motivo de la pérdida.


Publicidad


El Gobierno de Aragón pedirá responsabilidades por la pérdida, también por el estado de los bienes de Sijena. Así lo anunció el presidente Lambán durante la visita al Monasterio de Sijena para conocer el estado de las piezas.

En ese momento, el presidente Lambán comprobó que la entrega fue de un bien menos de los que se esperaban en Aragón. Y que se suma a los otros dos extraviados en el traslado de 51 bienes que regresaron en julio de 2016 procedentes del Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC).

EN BUSCA

El director del Museo de Lérida explicó ayer que, cuando la última obra perdida, una tela al óleo de la Purísima Inmaculada datada en el siglo XVIII de un metro de altura, entró en el Museo, en 1970, y se consideró que por su relevancia iconográfica merecía estar en un lugar como el Obispado de Lleida.

Por este motivo, durante años estuvo expuesta en el Palacio Episcopal hasta que, en 2012, el Obispado anunció que se iban a realizar una serie de obras en su sede. Según el director del Museo, a partir de entonces se perdió la pista de la obra.

En este sentido, el director admite que desde el Museo “no la había reclamado hasta ahora”, debido a la sentencia provisional del juzgado de Huesca.

En los próximos días, afirmó el director, técnicos del Museo buscarán la pieza en las dependencias del Obispado y, una vez se encuentre, la entregarán “al juzgado de Huesca, para que la puedan incorporar al resto de la colección”.