Miércoles, 14 de Noviembre de 2018

La documentación y digitalización de testimonios orales junto a la retirada de simbología franquista son las principales iniciativas que va a impulsar el Ayuntamiento de Zaragoza para la “difusión de la memoria histórica de la ciudad”.


Publicidad


El consejero municipal de Cultura (Zaragoza en Común), Fernando Rivarés, y el portavoz de Chunta Aragonesista, Carmelo Asensio, han presentado hoy las acciones del programa que se va a llevar a cabo de forma conjunta entre el Ayuntamiento y el grupo aragonesista.

Para Rivarés, se trata de “algo vital que siempre resumimos con las palabras justicia, memoria y reparación” y que se pretende materializar con la recuperación de los testimonios de la Guerra Civil, del exilio y de la dictadura.

Entre las primeras acciones, en colaboración con la Universidad de Zaragoza, se va a poner en marcha una investigación para “documentar la represión a representantes municipales y trabajadores“, ha anunciado el consejero.

Un estudio que se complementará con la identificación de las calles de la ciudad que todavía conservan nombres vinculados a la sublevación militar, la Guerra Civil o la dictadura.

“El objetivo es que al final de la legislatura Zaragoza sea la primera ciudad libre de simbología de carácter franquista, tras 40 años de dictadura y otros 40 de democracia”, ha puntualizado el portavoz de CHA.

Un vestigio de la dictadura franquista en la ciudad de Zaragoza / AZ

En esta línea, tal y como ha recordado Rivarés, el Servicio de Patrimonio Cultural retiró ayer los dos escudos con simbología franquista del Puente de Santiago que “serán sustituidos por escudos democráticos”, ha explicado.

Los escudos retirados llevaban, según han informado fuentes municipales, por un lado, la leyenda ‘Una, grande y libre’, el águila de San Juan, el yugo y las flechas y, por otro, el escudo de Navarra con la cruz laureada de San Fernando concedida por Franco.

Recuperar los denominados “espacios de la memoria” es otro de los objetivos de este plan que, en colaboración de la Fundación Fernando Aladrén, busca identificar y sistematizar un plano de la ciudad con “lugares donde vivieron activistas, intelectuales, sedes de partidos y organizaciones” y crear luego una “ruta memorialística” en las calles zaragozanas, ha especificado Rivarés.

Igualmente de la mano de la citada fundación, el consistorio pondrá en marcha la localización y digitalización de testimonios orales y entrevistas de este periodo histórico y la recuperación de “la historia sindical, de los partidos políticos, el trabajo de barrio o los movimientos culturales”.

Y el teatro, las proyecciones, presentaciones de libros y charlas serán los protagonistas de una programación cultural que se desarrollará del 9 al 14 de enero en el Teatro del Mercado, el Teatro Arbolé, la Filmoteca de Zaragoza, la Bóveda del Albergue y el Instituto Aragonés de Arte y Cultura Pablo Serrano.

En las actividades participarán profesionales de diferentes disciplinas como Carlos Guerrero, Julián Casanova, Fernando Yarza, Mirella Ruiz, Luis Pla, Antonio Lachos o Juan Carlos Ferre, han concretado desde el Ayuntamiento de Zaragoza.