Miércoles, 14 de Noviembre de 2018

El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha recriminado hoy la actitud del ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, en su actuación sobre los bienes del Monasterio de Sijena porque ha asegurado que “o es tonto o nos toma por tontos a los aragoneses, aunque me inclino por la segunda versión”.

Lambán, antes del comienzo del Congreso Provincial del PSOE en Huesca al que ha asistido en su calidad de secretario general en Aragón, ha afirmado que desde el Gobierno “primero dicen” que están para cumplir las sentencias y luego no las cumplen porque los bienes pudieron llegar al Monasterio “por orden directa del ministro sin necesidad de recurrir a las Fuerzas de Orden Público”.


Publicidad


Además ha recordado que pocos días antes presentaron un recurso para impedir el regreso de los bienes y “hace tres días nos enteramos que el ministro ha vuelto a presentar otro recurso y ayer dice que se había presentado sin que él se hubiera enterado, algo absolutamente inaudito”.

Para el presidente aragonés “no es admisible” que un responsable político se escude en los funcionarios para “tratar de enmascarar sus propias decisiones”, pero en su opinión lo “más preocupante” es que ayer tuvieron conocimiento de que “el ministro tiene la intención de presentar un recurso de casación ante el Supremo para anular la sentencia de los bienes y que vuelvan a Lérida”.

Todo ello lo ha calificado de “sorprendente” y ha considerado que pone de manifiesto que el Partido Popular “más que como gobierno de todos los españoles lo está actuando de parte y más próximo a la defensa de los intereses ilegales e injustos de la Generalitat de Catalunya que de los intereses legales y justos del Gobierno de Aragón”.

En este sentido ha advertido que estas actuaciones les hacen estar en “permanente estado de alerta” y van a estar vigilantes en lo que se pueda hacer para que los bienes regresen a Lérida porque “el Gobierno de Aragón no estará dispuesto a admitirlo de modo alguno”.

Al respecto de las posibles consecuencias por el retorno de los bienes a Sijena que apuntaron algunos responsables políticos desde Catalunya que podría tener en la prestación de servicios sanitarios a las localidades aragonesas de la franja, Lambán ha considerado que están “incurriendo en una insensatez insoportable” y se ha mostrado convencido de que “cuando las aguas vuelvan a su cauce este tipo de reacciones pasarán al baúl de los recuerdos”.

El presidente aragonés ha insistido en que desde su Gobierno se entiende que Catalunya es “una comunidad hermana” con la que mantienen relaciones en general positivas y con la que existe una red de intereses “de toda índole irrompible”.

No obstante ha reconocido que tratan de aislar y localizar “los conflictos normales entre vecinos” para que no enturbien esas relaciones, aunque “una cosa es que tratamos de mantener una buena relación y otra que renunciemos a defender nuestros legítimos intereses en asuntos como los bienes o la política hidráulica, donde no cederemos un centímetro”.