Martes, 13 de Noviembre de 2018

El grupo parlamentario de Ciudadanos ha presentado hoy una proposición no de ley (PNL) para “reformar y adaptar el Plan Hidrológico Nacional al cambio climático, con un amplio proceso de participación social.


Publicidad


La iniciativa, presentada para su debate en la Comisión de Cambio Climático, ha sido registrada por la portavoz adjunta del grupo, Melisa Rodríguez, quien asegura que el calentamiento “es una amenaza a tomarse en serio, e implica un planteamiento renovador de la vetusta política hidráulica nacional, con propuestas de actuación hidrológica a medio (2030) y largo plazo (2050)”.

El objetivo de la reforma sería “garantizar la seguridad hídrica a un coste razonable, superando las condiciones adversas que supondrán las afecciones del cambio climático -disminución probable de la aportación anual del ciclo hidrológico y mayor irregularidad pluviométrica-, en un contexto de demanda creciente en términos cuantitativos y cualitativos”.

La PNL no plantea medidas concretas, pero sí diez áreas de actuación, entre ellas la articulación nacional de los recursos hídricos en un contexto de incertidumbre climatológica; el mantenimiento y conservación de las obras e instalaciones hidráulicas en servicio; la desalación; el coste del agua o la colaboración público privada en el sector del agua.

La intención política de Ciudadanos ha sido manifestada durante los últimos meses por varios de sus dirigentes. De hecho, el secretario general de la formación naranja, José Manuel Villegas apuntó la intención de reabrir el debate sobre el trasvase del Ebro durante una entrevista en Heraldo de Aragón.

La presentación de la PNL reabre también el debate político a Aragón y a la posición adoptada por Ciudadanos en la comunidad. Principalmente, porque el trasvase del Ebro choca frontalmente con el acuerdo mayoritario de las Cortes de Aragón para no aceptar un trasvase de la cuenca del Ebro.

El nuevo Plan Hidrológico al que aspira Ciudadanos tumbaría el acuerdo parlamentario, así como la normativa vigente que prohibe -de manera expresa- el trasvase del Ebro.