Lunes, 22 de Octubre de 2018

El Monasterio de Sijena ha recibido ya el cuadro de la Inmaculada que estaba pendiente de devolver desde el Museo de Lérida procedió a entregar las otras 43 piezas que formaban parte del tesoro artístico del cenobio cuyo retorno a Aragón acordó el Juzgado de Primera Instancia de Huesca nº1.

La pieza, que no formó parte del envío que se hizo desde Lérida el pasado 11 de diciembre al no encontrarse en el museo, ha sido cargada sobre las 10,00 horas de hoy en el camión de transporte, en virtud del acuerdo adoptado entre las partes, y ha llegado a Sijena una hora después.


Publicidad


En esta ocasión no se han producido concentraciones de oposición al traslado de las piezas frente al Museo de Lérida ni de apoyo a la ejecución de la sentencia condenatoria ante las puertas del Monasterio de Sijena.

“MILAGRO”

Toda la operación, llevada a cabo por una empresa especializada, se ha desarrollado con normalidad, ante la presencia de técnicos de la institución museística catalana y del Gobierno aragonés.

El letrado del Ayuntamiento de Villanueva de Sijena, Jorge Español, ha calificado de “milagro” el resultado de la batalla jurídica emprendida contra Cataluña desde Aragón para recuperar el tesoro artístico del monasterio, monumento nacional desde 1923 y, por tanto, de patrimonio indivisible.

Este ha sido el argumento del que se han servicio tanto el juzgado de primera instancia como la Audiencia de Huesca para considerar que las ventas de las piezas a la Generalitat entre los años setenta y ochenta del pasado siglo fueron “nulas de pleno derecho“.

LA ‘BATALLA’ CONTINÚA

Español ha asegurado que la entrega del cuadro completa lo referente al patrimonio depositado en Lérida, pero han recordado al tiempo que quedan dos piezas de mantelería religiosa que llegaron al Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) y que permanecen sin devolver.

Ha explicado a este respecto que desde Aragón se va a instar al juzgado oscense a que tome declaración a responsables del MNAC y de otros museos catalanes a los que pudieron ir estas piezas, una de gran valor histórico-artístico, para tratar de localizarlas.

La entrega de la pieza ha sido valorada con satisfacción por el alcalde de Sijena, Ildefonso Salillas, para quien este bien, como el resto de los que salieron del cenobio, “descansa por fin aunque no tenga órganos ni cerebro”.

Consciente, como su letrado, de que aún está pendiente la “batalla” más complicada, la devolución de las valiosas pinturas murales del monasterio, cuyo retorno ha ordenado un juzgado oscense, Salillas ha reivindicado un convenio con la actual orden religiosa que habita el cenobio para establecer un régimen de visitas.