Martes, 13 de Noviembre de 2018

El Gobierno aragonés ha remitido un escrito a la titular del Juzgado de Primera Instancia número 2 de Huesca para pedirle que aclare que la Sala Capitular del Monasterio de Sijena reúne unas “condiciones óptimas” para albergar los frescos que debe devolver el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC).


Publicidad


Así lo ha asegurado la consejera de Cultura del Ejecutivo regional, Mayte Pérez, en respuesta al auto de la juez que suspende la ejecución provisional de la sentencia que ordena devolver las pinturas al no haberse acreditado desde Aragón que la referida estancia reúne las condiciones necesarias de adecuación y climatización.

En un comunicado, el Ejecutivo regional informa que el Departamento de Cultura ya certificó en noviembre de 2016 ante la magistrada que las condiciones climáticas y de humedad de la Sala Capitular son “perfectas” para su uso museístico.

La consejera ha destacado que este año se va a instalar en dicha sala el sistema “más vanguardista” de climatización de los que existen en los museos del mundo a fin de mejorar aún más la situación “óptima” actual.

En el texto remitido a la juez, que se acompaña de un informe técnico, el Gobierno aragonés hace referencia a un “error de apreciación” por parte de la magistrada respecto a las condiciones climáticas de la sala.

Desde el Gobierno aragonés se resalta que la decisión de la juez de suspender la ejecución provisional de la sentencia condenatoria no afecta al “fondo del asunto“, la obligatoriedad de restitución de las pinturas murales a su ubicación original.

En su auto, la magistrada aseguraba “no poner en duda” la posibilidad de traslado de las pinturas “sin que éstas sufran ninguna pérdida o desperfecto“, pero valoraba al tiempo el hecho de que el Gobierno aragonés no hubiera acreditado aún la finalización de las obras de adecuación de la Sala Capitular