Viernes, 19 de Octubre de 2018

La Audiencia de Zaragoza ha absuelto al empresario Agapito Iglesias de los delitos de falsedad en documento mercantil, estafa procesal y estafa agravada que le imputó la Fiscalía como responsable de los supuestos sobrecostes aplicados en la venta del edificio “Aulario”.

Situado en el ‘Zaragoza Plaza Center Campus Empresarial’, dentro la Plataforma Logística de Zaragoza (Plaza).

El encargado de orquestar el juicio ha sido el exalcalde de Zaragoza Juan Alberto Belloch (PSOE) por ser el presidente de la Sala Primera de la Audiencia de Zaragoza. Durante el juicio, han comparecido rostros conocidos de la política aragonesa -de testigos- como los exconsejeros Francisco Bono (PP) o Javier Velasco (PSOE).


Publicidad


Coincidencias de la vida, debido a la anterior responsabilidad del juez Belloch como alcalde de Zaragoza, fue él mismo quién protagonizó la presentación del campus empresarial de Plaza construido por la constructora de Agapito Iglesias que ahora ha debido de juzgar.

Agapito Iglesias, Marcelino Iglesias y Juan Alberto Belloch, junto a otros dirigentes socialistas en la presentación de ‘Zaragoza Plaza Center Campus Empresarial’ / H.A

NO SE HA PODIDO ACREDITAR

El tribunal considera que los hechos imputados por la fiscalía y la acusación particular a Iglesias, expropietario del Real Zaragoza, no se acreditaron durante el juicio celebrado, al no quedar probado el supuesto sobrecoste de 1,4 millones de euros por encima del precio pactado inicialmente.

El empresario se enfrentaba a penas de entre 6 y 8 años de prisión.

Estiman los magistrados que la acusación, aún existiendo dudas razonables, “no ha podido acreditar (o, por mejor decir, ni siquiera lo ha intentado de una manera rigurosa) que Plaza pagase en algún momento los referidos trabajos, ni que su importe lo repercutiera en el precio de la venta”.

SIN PERJUICIO ECONÓMICO

La querella fue presentada por la Unidad Especial Anticorrupción de la Fiscalía Provincial al entender que la empresa Zaragoza Plaza Center Campus Empresarial -propiedad de Agapito Iglesias- habría cobrado a Plaza casi 6 millones de euros, cuando un informe pericial reducía el coste de las obras.

Considera el juez Belloch, por tanto, que la sociedad Plaza no sufrió “ningún perjuicio económico” en la operación de compra del aulario, encargado por el Gobierno aragonés para impartir clases de Formación Profesional.

El tribunal no ve perjuicios ya que el precio de la operación en la que intervino la sociedad Plaza estaba fijado con anterioridad y se mantuvo “inalterado” en todo momento, siendo “ni más alto ni más bajo” que el que se fijó en el contrato.

Tampoco considera acreditado que Iglesias se encargara de redactar, firmar, ni visar, las certificaciones de obra, ni tampoco de emitir las facturas, ni de visitar los trabajos, ni de comprobar su evolución.


Publicidad


A juicio de la Audiencia, “es evidente que en el caso enjuiciado no existió engaño, ni consta que existiera perjuicio de clase alguna para la acusación particular y, por lo tanto, los hechos declarados probados no son constitutivos del delito de estafa pretendido por las acusaciones”

AGAPITO, AIROSO

El expropietario del Real Zaragoza ha salido airoso de todos los juicios que amenazan su conducta empresarial. E incluso cuando fue condenado por la Audiencia de Zaragoza en el ‘Caso Naves’, en el seno de la operación Plaza, el Supremo terminó absolviéndolo después.

En los casos Kartódromo y Codesport -también en la Operación Plaza- tampoco fue condenado.