Viernes, 16 de Noviembre de 2018

La situación fiscal en Aragón comienza a ser perjudicial para las clases medias de la comunidad. Junto a la airada crítica, tanto social como política, del nivel impositivo respecto al impuesto de Sucesiones, donde Aragón es la comunidad que más grava las herencias, se suma el tipo impositivo respecto a la renta.

Según el Consejo General de Economistas, en su informe ‘Panorama de Fiscalidad Autonómica Foral de 2018‘, detalla que Aragón es la segunda comunidad autonómica de régimen común donde más pagan los contribuyentes con rentas medias. En el caso de los ingresos anuales de 20.o00 euros.


Publicidad


Los contribuyentes aragoneses solteros, sin hijos, con menos de 65 años, con unos ingresos de 20.000 euros pagan mediante el Impuesto de la Renta para las Personas Físicas (IRPF) 2.394,10 euros. Mientras que en Cataluña, la comunidad que lidera el ranking, llegan a 2.510,70 euros.

En el caso de las rentas de 30.000 euros, los aragoneses se sitúan en la quinta posición con 5.024,23 euros frente a los 5.102,90 de Cataluña, que se vuelve a situar a la cabeza. Y en el de rentas de 45.000 euros, Aragón se encuentra en el puesto tercero con 9.714,69 euros, frente a los 9.822,23 euros de los extremeños que son los que más pagan.

Y EL EXPOLIO EN SUCESIONES

Además, Aragón es la comunidad autónoma que más paga por el impuesto de sucesiones a la hora de tributar por una herencia de 800.000 euros, de los que 200.000 corresponden a la vivienda del fallecido, en palabras del presidente del Consejo General de Economistas, Valentín Pich.

Durante la rueda de prensa para presentar el citado informe, se ha referido también al impuesto de Sucesiones, que a su juicio ha tenido una “pelea a la baja” para ver quien reduce más este tributo frente al de Patrimonio que ha ido al alza y ha subido significativamente.

Y en el ejemplo de la herencia de 800.000 euros que ha puesto, Aragón sería la que más paga -hasta 153.299 euros- seguido de Asturias (103.135 euros) y Castilla y León (81.018), mientras que Andalucía no pagará nada por estar bonificada al cien por cien. Y Canarias solo abonaría 153 euros.

LA PREOCUPACIÓN EN CATALUÑA

Cataluña es la comunidad autónoma donde más pagan los contribuyentes con rentas medias, vía IRPF, hasta 273 euros de diferencia con los madrileños en el caso de ingresos anuales de 30.000 euros. Pich ha destacado que Cataluña es la que cuenta con más impuestos propios, pese a que son “poco efectivos”, un total de 18, si bien tres de ellos han sido declarados inconstitucionales, uno está pendiente del Tribunal de Justicia de la UE y cuatro son de nueva creación.

Sobre Cataluña, Pich ha considerado que “no es una buena carta de presentación que haya tantos impuestos” y ha subrayado “la opacidad” a la hora de conocer la recaudación de un impuesto, pese a que debería ser un dato público que debería estar disponible, y la falta de un marco regulatorio estándar.


Publicidad


Los impuestos propios (82 en todo el país) representan para las autonomías sólo el 2,2 por ciento de la recaudación tributaria (el 3,2 por ciento en Cataluña) y, en opinión de Pich, suponen una “jungla inexpugnable” con un importe “poco significativo”.

En la misma línea, la economista y profesora de la Universidad de Murcia María José Portillo ha cuestionado la “rentabilidad” de los impuestos de nueva creación en Cataluña y aquí se ha referido al que grava las estancias en apartamentos turísticos, el de riesgo medioambiental de elementos radiotóxicos, bebidas azucaradas y emisiones de dióxido de carbono.

Según Pich, y respecto a la tributación por IRPF, los catalanes son los que más pagan de toda España en el caso de rentas medias o bajas (16.000, 20.000 y 30.000 euros) mientras que los extremeños son los que más tributan en los tramos medios-altos, es decir, entre 45.000 y 70.000 euros al año.

En cuanto a las mayores rentas del país, los que cobran entre 110.000 y 600.000 euros, la mayor tributación la pagan los valencianos frente a los madrileños, región ésta última que mantiene los tipos más bajos en todos los tramos de renta.

En el impuesto de Patrimonio, Madrid es la que está bonificada cien por cien mientras que Extremadura, Andalucía y Galicia son las que más tributan.