Miércoles, 14 de Noviembre de 2018

El grupo químico Ercros, con sede en Sabiñánigo (Huesca) cerró 2017 con unos beneficios de 44,49 millones de euros, lo que supone un ligero descenso del 1,5 % en relación con el año anterior, cuando la compañía ganó 45,17 millones.

La compañía destaca, en un comunicado, que este resultado es el tercer mejor de la historia del grupo, pese al retroceso en relación a un año antes.


Publicidad


El grupo químico registró unos costes específicos, por un importe de 21,73 millones, derivados de la reestructuración llevada a cabo en la división de derivados del cloro, tras la prohibición europea de utilizar la tecnología de mercurio en las plantas electrolíticas de producción de cloro más allá del 11 de diciembre.

El resultado bruto de explotación ordinario (ebitda) fue de 74,31 millones de euros, un 27,2 % superior al alcanzado el año anterior, gracias a la fortaleza de la demanda de los productos.

La cifra de negocios alcanzó los 685,97 millones de euros, un 13,8% más elevada que la del ejercicio anterior.

Por segmentos de negocio, la facturación de la división de derivados del cloro -de 440,44 millones de euros- aumentó un 13,2%; mientras que la de química intermedia -de 191,32 millones de euros- creció un 19,1 %; y la de farmacia -de 54,21 millones de euros- subió un 2,5 %.

Los gastos ascendieron a 619,73 millones de euros, un 10,4 % superiores a los de 2016, de los que los de personal alcanzaron los 83,39 millones de euros, un 1,9% más que los de 2016.

Como consecuencia del ejercicio, el consejo de administración ha acordado proponer a la junta de accionistas el reparto de un dividendo de 0,05 euros brutos por acción, lo que supondrá un desembolso de 5,55 millones, así como la recompra de acciones propias por valor de 10,02 millones, para completar la retribución total de 15,57 millones, lo que equivale al 35 % del beneficio de 2017.