Martes, 23 de Octubre de 2018

Ibercaja ha obtenido un beneficio neto de 138,4 millones de euros en 2017, en un contexto de tipos de interés en mínimos históricos y fuerte competencia en el sector, tanto en recursos gestionados (+4 %) como en la nueva financiación crediticia concedida (+4,6 %), aunque ha sido un 3,2 % inferior al de 2016.

Los recursos de clientes totales administrados por Ibercaja han alcanzado 57.008 millones de euros al finalizar 2017, 2.193 millones más que el año anterior, lo que supone un crecimiento del 4 %, informa la entidad bancaria en nota de prensa.


Publicidad


Este comportamiento viene determinado, principalmente, por la gestión de activos y seguros de ahorro que avanzan 2.293 millones en el año (+9,8 %) hasta los 25.678 millones de euros.

El patrimonio en fondos de inversión de Ibercaja Gestión vuelve a registrar un nuevo récord en el año, incrementándose un 18,9 % hasta los 12.367 millones, cifra histórica para la gestora.

Los saldos de ahorro a largo plazo en forma de planes de pensiones y seguros de vida crecen un 3,6 % interanual, con un comportamiento muy similar en ambos bloques, hasta los 13.198 millones de euros, según la citada nota.

Por su parte, el ahorro a la vista ha experimentado un crecimiento del 16,9 % hasta los 24.615 millones, representando ya el 79 % de la base agregada de depósitos.

Ibercaja ha formalizado 5.452 millones de euros en nuevo crédito durante 2017, un 4,6 % más en 2016. Adicionalmente, la financiación acumulada de capital circulante de empresas se ha incrementado un 27,5 %, superando los 6.000 millones.

Desde el punto de vista geográfico, Madrid y Arco Mediterráneo (Cataluña y Comunidad Valenciana) aglutinan el 50 % del nuevo flujo crediticio. En particulares, se han concedido 1.195 millones de euros en hipotecas, con un avance del 18 %.

El margen de intereses asciende a 561,2 millones de euros, un 1,1 % menos que en 2016. Por componentes, el margen minorista, la diferencia entre los ingresos del crédito y los costes de los depósitos, aumenta 30 millones.


Publicidad


Mientras, los costes financieros mayoristas se reducen en 50 millones por la amortización anticipada de los CoCo’s en marzo. Por su parte, los ingresos de la cartera de renta fija caen un 50 %, de modo que en el cuarto trimestre ya solo representan el 10 % de los ingresos financieros del Banco.

Por su parte, las comisiones netas progresan un 7,7 % en al año hasta los 366,4 millones de euros, impulsadas principalmente por los cobros asociados a la gestión de activos y los seguros (+16,6 %), que representan ya el 57 % del total de ingresos por comisiones del Banco, y las de servicios bancarios bajan un 2 % respecto a 2016.

En conjunto, los ingresos recurrentes (margen de intereses + comisiones) alcanzan a cierre de 2017 los 927,5 millones de euros, un 2,2 % más que el registro de 2016.

En términos trimestrales, los ingresos recurrentes suben un 3,6 % respecto al último trimestre del año anterior y la rentabilidad sobre ATM mejora 19 puntos básicos. Así, se confirma el cambio de tendencia en estos ingresos en 2017, frente a 2015 y 2016.

Los gastos de explotación crecen un 10,2 % debido a la inclusión de 71,9 millones de euros de gastos extraordinarios correspondientes al Expediente de Regulación de Empleo acordado con una mayoría de los representantes de los trabajadores en el mes de mayo de 2017.

El beneficio recurrente antes de provisiones crece un 9,9 % hasta los 280 millones de euros, mejorando el ratio sobre ATM en 7 puntos básicos.

La dotación a provisiones en el año cae un 36 % respecto a 2016, fruto de la mejora de la coyuntura económica y de la gestión activa de la inversión irregular que está llevando a cabo la Entidad.

El volumen de riesgos dudosos ha retrocedido 500 millones de euros, un 16,1 % desde el cierre de 2016. A su vez, el ratio de morosidad ha descendido hasta situarse en el 7,7 %, 125 puntos básicos por debajo del año anterior. Mientras, los activos adjudicados han disminuido en 159 millones (-9,2 %).


Publicidad


En conjunto, los activos problemáticos (dudosos más adjudicados) bajan en 659 millones, un 13,6 % menos respecto a diciembre de 2016. La reducción de activos problemáticos se está haciendo con operaciones singulares, como las denominadas Fleta, una cartera de préstamos al sector promotor en su mayoría dudosos por importe de 490 millones que pasó en julio a un comprador institucional, y Servet, con 53.000 préstamos en su mayoría fallidos por un importe de 334 millones.

También se ha impulsado la venta individualizada de inmuebles adjudicados, en ritmo ascendente, con un incremento del 9,5 % frente a las efectuadas el año pasado, hasta alcanzar los 313 millones y liberándose 20 millones de provisiones en estas transacciones gracias al elevado nivel de cobertura previo de estos activos.

El CET 1 (Fully Loaded) avanza 87 puntos básicos hasta alcanzar el 11 %, el ratio de solvencia CET1 Phased In se sitúa en el 11,7 % y el ratio Capital Total Phased in en el 13,9 %, superando ampliamente los requerimientos SREP 2018 y los objetivos previstos en el Plan Estratégico 2015-2017.

Los activos líquidos disponibles y la capacidad de emisión de cédulas conceden a Ibercaja una robusta posición de liquidez, que supera los 17.000 millones de euros, lo que equivale al 32 % del activo