Martes, 23 de Octubre de 2018

El alcalde de Quicena (Huesca), Javier Belenguer, ha remitido una carta al presidente de Aragón, Javier Lambán, para solicitar la incorporación del castillo de Montearagón en el proyecto de creación de una ruta turística que incluirá todos los panteones reales aragoneses situados en el interior de la Comunidad.

En un comunicado, Belenguer, que ha solicitado una entrevista con Lambán, sale al paso así al reciente anuncio del Gobierno aragonés de establecer una ruta que incluiría los panteones reales situados en los monasterios de San Juan de la Peña, San Pedro el Viejo y Sijena.


Publicidad


El responsable municipal adjunta en su petición datos historiográficos procedentes de la Crónica de San Juan de la Peña (pinatense) y del Discurso de la Fundación Estado de la Real Casa de Montearagón, redactado en 1619 por Juan de Segura, canónigo del entonces castillo-monasterio.

La crónica pinatense certifica que en su condición de Capilla Real, Montearagón albergó los restos de dos de los cinco reyes privativos de Aragón, Sancho Ramírez y Alfonso I, así como de miembros de la alta nobleza secular y religiosa.

El Ayuntamiento de Quicena recibió en noviembre de 2017 la encomienda de gestión de Montearagón, por lo que es interlocutor válido con instituciones de todo tipo, asegura el edil.

Entre sus funciones, destaca la promoción y conocimiento de un “espacio emblemático” de la Hoya de Huesca, como es el castillo de Montearagón, erigido en el siglo X para asediar la capital aragonesa, en poder de los musulmanes.

El propósito de la iniciativa es instar al Gobierno aragonés a incluir Montearagón en la ruta de panteones reales anunciada.

“Temo que la respuesta -subraya Belenguer- será que Montearagón no acoge en la actualidad los restos de ningún monarca aragonés, pero eso es abordar la historia con simplismo y es hurtar el castillo-abadía de una promoción que evidentemente merece”.

El alcalde de Quicena recuerda, además, que las “circunstancias del Panteón Real de Montearagón son “iguales” a las del de Sijena, ya que ambos albergaron restos de monarcas de la Casa Aragón.

Según el edil, Sijena perdió los vestigios por el “saqueo” sufrido en la Guerra Civil, mientras que Montearagón a causa de la desamortización de Mendizábal.