Lunes, 22 de Octubre de 2018

El secretario general de Podemos AragónNacho Escartín, ya trabaja para lograr organizar una “gran confluencia aragonesa” con la que concurrir a las elecciones autonómicas, municipales y europeas de junio de 2019.

Y con objetivos muy marcados, una fuerte expansión territorial con candidatos en casi todos los municipios y la intención de revalidar el Ayuntamiento de Zaragoza con su marca blanca, y compartida con Izquierda Unida, Zaragoza en Común (ZEC).

En declaraciones a los periodistas en Madrid, donde participa en la reunión del Consejo Ciudadano Estatal de la formación, Escartín ha explicado que Podemos ya está hablando con otros partidos, como Equo e Izquierda Unida, y con el espectro del “aragonesismo político en sus diferentes formas”, para lograr este acuerdo.

Ha calificado las conversaciones de “súper positivas“, porque todas las organizaciones implicadas buscan “los mismos objetivos” y quieren “ganar“.

“Somos diferentes, pero tenemos mucho en común y queremos seguir andando desde lo municipal, porque cada sitio es distinto y en cada sitio veremos la forma de conseguirlo”, ha agregado.


Publicidad


Escartín ha insistido en que las bases piden “una confluencia lo más amplia posible” y ha reconocido que hay “sintonía”, además de que ya existen coaliciones, como Zaragoza en Común, que gobierna en el Ayuntamiento de la capital aragonesa.

NUEVOS CANDIDATOS E INDEPENDIENTES

Una “unidad popular” que Podemos Aragón, que ha decidido concurrir a las elecciones municipales como marca en esta ocasión, quiere -no obstante- revalidar, contando además con “gente independiente” que puede dar “un paso adelante” si se generan espacios donde estas personas se sientan cómodas.

La intención, ha precisado, es que cualquier persona pueda presentarse en nombre de esa gran coalición bajo un programa general con ideas fuertes que puedan cambiar la realidad aragonesa.

Podemos tiene el objetivo, además de revalidar el gobierno de Zaragoza, de presentarse en todas las comarcas aragonesas, trabajo que ya ha comenzado en las capitales comarcales con los círculos de la formación morada.

Escartín, a su vez, ha reconocido que no es un trabajo fácil en Aragón por la cantidad de pueblos pequeños que hay.