Miércoles, 14 de Noviembre de 2018

La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) ha alertado de que el Ebro y sus afluentes continúan con la tendencia ascendente y no descarta avenidas de carácter extraordinario que generen afecciones importantes, “incluso en los núcleos de población”.

A las 8.00 horas de hoy, el nivel del Ebro en Castejón era de 6,81 metros, con un caudal de 1.868 metros cúbicos por segundo y tendencia ascendente, lo que sitúa a este punto en nivel naranja (aviso).


Publicidad


También en nivel de aviso están otros afluentes del Ebro, como el Jalón en Calatayud, con 2,72 metros de altura y 61,97 metros cúbicos por segundo, y el Aragón en Caparroso, con 4,17 metros y 721,93 metros cúbicos por segundo, todos ellos con tendencia creciente.

En nivel amarillo de preaviso está el Ebro en Logroño, con 3,07 metros y 622 metros cúbicos por segundo, con tendencia ascendente; el Irati en Liédena, con 5,183 metros y 579,43 metros cúbicos por segundo, aunque tendencia descendente, y el Ega en Andosilla, con 3,36 metros de altura y 693,91 metros cúbicos por segundo y tendencia al alza.

En la capital aragonesa, el Ebro discurre ahora con una altura de 3,7 metros y 1.212,8 metros cúbicos por segundo de caudal.

La CHE advierte de que en las próximas horas se seguirán superando con claridad los caudales registrados aguas arriba de Castejón y la punta del Ebro en ese punto podría alcanzarse durante la madrugada de mañana, viernes.

Pero “todos los escenarios permanecen abiertos“, aunque con crecidas “importantes” en los afluentes, como el Zadorra, el Ega, el Arga, el Irati, los Arbas, el Aragón, el Gállego y el Alcanadre.