Jueves, 18 de Octubre de 2018

La carretera N-330, en el puerto de Monrepós (Huesca), ha quedado cortada totalmente al tráfico, debido a unas grietas que se han producido y que han podido ser provocadas por las lluvias.


Publicidad


Desde el Ministerio de Fomento se están estudiando las causas que han podido ocasionar el deslizamiento de terrenos, así como las soluciones y medidas a implementar.

La grietas se ha producido en la N-330, a la altura del kilómetro 602,500 pasados los túneles en el alto del puerto y poco antes del desvío a la localidad de Caldearenas. El desvío alternativo del tráfico se ha efectuado a través de la carretera autonómica A-132.