Miércoles, 14 de Noviembre de 2018

El edil de Zaragoza (ZEC), Alberto Cubero, no dudo en defender -ayer- a los acusados por terrorismo tras agredir a varios guardias civiles, y sus parejas, en el exterior de un bar de la localidad navarra de Alsasua.

Alberto Cubero, durante la comisión de Servicios Públicos del Ayuntamiento de Zaragoza, calificó de “pelea de bar” la agresión sufrida por los agentes.

El edil de ZEC insistió que es “indecente” la situación sufrida por los acusados. Principalmente, por estar durante 500 días en prisión a la espera de juicio, así como las peticiones de condena por parte de la acusación o la Fiscalía.


Publicidad


Las palabras de Alberto Cubero, sobre el juicio de la agresión a dos guardias civiles -y sus parejas- en Alsasua, coincide en la misma semana que se inician las declaraciones de los acusados.

En el día de ayer, de hecho, La Fiscalía de la Audiencia Nacional confirmó su acusación por terrorismo a los ocho acusados.

El Ministerio Público remarca que los hechos se perpetraron dentro de un ataque coordinado para atemorizar a la Guardia Civil y expulsarla del País Vasco y Navarra. Un estrategia, en palabras de la Fiscalía, “heredada de ETA y liderada por plataformas de la izquierda abertzale”.

La Fiscalía pide para los ocho acusados penas de prisión contundentes. Desde 50 hasta los 62 años, por delitos de lesiones terroristas y amenazas terroristas.

Sin embargo, en la Comisión de Servicios Públicos, el edil de ZEC continúo con su discurso en defensa de los acusados por terrorismo. No sólo en la agresión de Alsasua, si no también en otras situaciones similares.

Por ello, Cubero entendió que los acusados por terrorismo, o enaltecimiento de éste, son “presos políticos del régimen del 78“.

Entre ellos, incluyó al rapero Pablo Hasel, condenado a dos años de prisión por enaltecimiento de terrorismo al decir que “ETA es un ejemplo de resistencia“; o el activista ‘Alfon’, condenado por llevar un artefacto explosivo en su mochila durante una huelga general.

El edil de ZEC insistió que es “indecente” la situación sufrida por los condenados.