Martes, 13 de Noviembre de 2018

Si buscamos en el diccionario la palabra creatividad nos dirá que es la capacidad para crear o inventar algo.

La mayoría de los adultos se consideran poco o nada creativos, piensan que se trata de un don con el que se nace y se equivocan, todos podemos ser creativos, ese don está en el interior de cada uno, solo hay que despertarlo y cultivarlo.


Publicidad


Hay quien nace en el seno de una familia creativa y positiva, que ante un problema o situación busca diferentes soluciones, son ingeniosos y resolutivos, eso ya es ser creativo, no hace falta romperse la cabeza intentando inventar algo extraordinario.

Hay que dejar volar nuestra imaginación, abrir nuestra mente al mundo que nos rodea, observando con ojos de búho y ser positivos, optimistas y algo divertidos.

Las personas que son muy cuadriculadas, que siempre ven las cosas con los ojos de la realidad, sin imaginación y sin buscar otras posibilidades están cortando sus alas a la creatividad.

Pero si ellos quieren, también pueden llegar a ser creativos.

“Hay que dejar volar nuestra imaginación, abrir nuestra mente al mundo que nos rodea, observando con ojos de búho”

Muchos se excusan en no tener imaginación para no tener que pensar o hacer y delegar en otros. Yo soy de esas personas que creen que en esta vida cada día se aprende algo nuevo, siempre hay tiempo para el aprendizaje y el saber.

Para ser creativos hay que querer serlo.

Cada vez son más las empresas que se fijan sobre todo en las personas que son resolutivas, que saben trabajar en equipo y que son creativas, no robot programados para trabajar.

¿Cómo podemos aumentar nuestra creatividad?

-Como he dicho antes primero hay que querer.

-Después fijémonos en los niños, en su imaginación desbordante, tratemos de buscar el niño que todos llevamos dentro, que de un palo, pueden hacer su juguete favorito convirtiéndolo en mil objetos diferentes, como una varita mágica, un arma, una batuta de músico, un coche, un avión, un amigo o un sinfín de cosas más. El juego estimula la creatividad y el mundo interior de los niños y también de los adultos, jugar no es solo cosa de niños.

-Muchas veces para que haya creatividad, tiene que darse el aburrimiento, para hacer trabajar nuestra mente y nuestro pensamiento y así despertar nuestra imaginación. Hay veces que de lo más absurdo surgen grandes ideas o por lo menos divertidas.

-Otras veces la creatividad surge de una necesidad, de ahí las personas resolutivas con imaginación que no se estancan ante un problema, si fuésemos náufragos en una isla seguro que todos despertábamos nuestra imaginación y nuestra creatividad para sobrevivir.

-Para ser creativo hay que apartarse de la rutina y hacer cosas nuevas, que nos obliguen a salir de nuestra monótona zona de confort y de seguridad para abrir nuestra mente a nuevas sensaciones, a nuevas personas, a nuevas situaciones, hay que ser un poco arriesgado y atrevido, sin miedo a equivocarse, sin miedo al error, porque de ellos se aprende.

-Rodearse de personas positivas, alegres y creativas, que ante un problema sepan dar soluciones y que hagan de cada día algo diferente al anterior, al final acabaran contagiándote, de ese don y esas ganas de crear con tus propias manos cosas y experimentar esa emoción de saber que hemos sido capaces de hacerlo nosotros. Como la primera vez que hacemos una comida y estamos orgullosos aunque no esté perfecta, porque ya sabemos que podemos hacerlo y por lo tanto lo podremos mejorar.

Desde pequeños muchas veces se nos ha dicho cómo había que colorear, dibujar o crear desde una perspectiva de vista de una realidad poco objetiva, cortando la creatividad de esos pequeños artistas en potencia.


Publicidad


Tal vez si a esos adultos que de pequeños les hicieron pensar que no servían para ser creativos, les hubiesen animado, hoy serían grandes genios. Desde aquí hago un llamamiento a todos los padres que me leen que no les corten las alas y animen a sus hijos a ser creativos y a desarrollar su imaginación sin límites, les beneficiará en un futuro.

Si eres de los que piensan que no eres creativo, no se dibujar, soy incapaz de hacer una manualidad, de envolver un regalo original, de montar un jarrón con flores, de decorar una mesa, de cantar o de bailar.

“Hago un llamamiento a todos los padres a que no les corten las alas a sus hijos”

Olvídate de esos pensamientos negativos que te hacen rechazar la creatividad e infravalorarte y empieza a observar el mundo que te rodea desde otra perspectiva, observando con ojos de niño, con inocencia y asombro. Viendo en la sencillez de las cosas toda su belleza y un gran potencial para crear.

Detén el tiempo para pararte a pensar.

Todo en este mundo con práctica y esfuerzo se consigue, es cuestión de ponerse pequeños retos cada día, pequeños detalles.

Busca en tu interior ese don de creatividad, escúchalo y empieza poco a poco, si de momento no lo encuentras busca en internet y empieza copiando ideas, será un estupendo ejercicio de calentamiento para tu mente y tu creatividad.

Grandes genios de la pintura, arquitectura, costura, danza, música, fotografía, decoración, escritura y otras artes, seguro que repitieron mil veces sus bocetos hasta que les salió el definitivo y por eso no abandonaron.

El simple hecho de crear con tus propias manos ya será motivo de felicidad.


Publicidad


La creatividad llama a la creatividad, conforme ejercites tu imaginación irán surgiendo nuevas ideas. Siéntete orgulloso de sus creaciones, de ese dibujo, de esas flores como detalle de mesa, de ese regalo envuelto por ti con todo el cariño del mundo, de esas servilletas dobladas de forma especial para hacer diferente la comida de hoy, o de ese emplatado divertido y especial que se te ha ocurrido.

Al fin y al cabo la creatividad está en la vida misma, esperando a que la descubramos, a que imaginemos, nos dejemos llevar y nos lancemos.

Innova, crea, imagina, piensa y sobre todo disfruta, descubre el poder de la creatividad

*Cristina Gil Gil es autora del libro La profe responde y del blog Ideas para crear y disfrutar