Viernes, 16 de Noviembre de 2018

Es el protocolo que deberá cumplirse a partir de ahora en la ciudad de Zaragoza. Así consta en el nuevo plan de Movilidad Urbana Sostenible, aprobado por el Ayuntamiento de Zaragoza.

Las actuaciones prioritarias, según fuentes del Ayuntamiento, serán en caso de alta contaminación atmosférica. Las cuales, llevarán restricciones del uso de vehículos privados en la ciudad.


Publicidad


Junto a ello, en beneficio de la movilidad sin perjuicio de aquellos que poseen -o necesitan- vehículo particular para desplazarse, el ayuntamiento zaragozano fomentará el uso del transporte público. Un ejemplo de ello, según explican las mismas fuentes, será la gratuidad del autobús durante la actuación del protocolo.

Las medidas podrían ser efectivas el próximo otoño.

MEDIDAS CONTRA LA CONTAMINACIÓN

A su vez, desde el área de Movilidad se trabaja en un protocolo con medidas ante una elevada contaminación del aire.

Dicho protocolo recoge cuatro niveles de actuación regidos por un modelo de predicción del aire que permite establecer previsiones con 48 horas de antelación. Y de esta manera, poder aplicar las medidas más o menos restrictivas.


Publicidad


Las medidas que se aplicarán cuando se detecte una elevada contaminación en Zaragoza serán las mismas que se practican en la mayoría de ciudades españolas. Y se aplicarán, estrictamente, en situaciones de alta contaminación.

LOS DATOS

Un dato relevante del buen uso del transporte urbano o la restricción del vehículo privado en el centro de la ciudad es la reducción de un 9 por ciento del tráfico por el tranvía. O un 49 por ciento en la Plaza Aragón. Sin duda, estas medidas terminan traduciéndose en una mejora de la calidad del aire.

Actualmente, según los contaminantes que ‘conviven’ en la ciudad, el dióxido de nitrógeno es el principal. Y es el que emiten los vehículos. Mientras que el CO2, en un 50 por ciento, lo vierte la actividad industrial.

La ciudad de Zaragoza prevé una reducción de un 40% de las emisiones totales de CO2 en el año 2030, así como -para el mismo horizonte- una reducción del 50% de los residuos domésticos que llegan al vertedero y un 60% las emisiones de dióxido de nitrógeno.