Miércoles, 14 de Noviembre de 2018

El gobierno de Zaragoza, capitaneado por Pedro Santisteve, de la formación política Zaragoza en Común, ha liquidado parte de la deuda contraída en las anteriores legislaturas, donde gobernó el Partido Socialista desde 2003.

La llegada de los ‘comunes’ al Ayuntamiento, en 2015 -hace justo tres años, ha tenido una importante repercusión en la Hacienda local, al reducir la deuda en 126,6 millones de euros.


Publicidad


O dicho de otra manera, ha pasado de 886,4 millones de euros a finales de 2014 a 759,8 millones en 2017.

UNA DE LAS CIUDADES MÁS ENDEUDADAS

La reducción muestra una tendencia de las políticas fiscales del gobierno de Zaragoza pero se mantiene como una de las ciudades más endeudadas de España. Y la deuda por habitante con 1.341 euros es la más alta del país, según datos de la AIReF (La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal).

La reducción de la deuda se debe a varias premisas, principalmente, a la Ley de Estabilidad Presupuestaria que limita a los ayuntamientos controlando sus gastos.

Con la citada ley, el Gobierno de España introdujo la máxima de la regla de gasto. Esta normativa limita el incremento del gasto discrecional al crecimiento potencial, es decir, no se puede elevar el gasto más de un 1,8% anual, lo que tiene una doble intencionalidad.


Publicidad


En primer lugar, en el momento de dispararse los ingresos, las administraciones no deberían de tener la tentación de disparar también sus gastos.

Y también, en segundo lugar, promover que en las épocas de expansión se genere un superávit con el que afrontar una futura crisis. Y con ello aplicar políticas anticíclicas.

El compromiso de Zaragoza en Común era inequívoco con la reducción de la deuda, pero en gran medida, en el resultado final, ha sido gracias a la Ley de Estabilidad Presupuestaria del Gobierno de España.

MÁS GASTO SOCIAL

De forma paralela a la reducción de la deuda, el gobierno de Zaragoza ha incrementado el gasto por habitante que se destina a servicios públicos o políticas sociales, según los datos oficiales del Ayuntamiento.

A finales del ejercicio pasado -año 2017- ascendía a 1.097,95 euros por persona, 80 euros más por habitante que en 2014 y 53,2 millones más en términos de toda la ciudad. El esfuerzo inversor ha sido del 5%, es decir, una inversión por habitante de 54,37 euros por persona.


Publicidad


La actual situación financiera del Ayuntamiento, gracias -en gran parte- a la aplicación de la Ley de Estabilidad Presupuestaria, le ha permitido a la ciudad de Zaragoza salir de un Plan de Ajuste aplicado por el gobierno de España para la contención del gasto.

De esta manera el Ayuntamiento podrá destinar los 18 millones de remanente del año 2018.

Gracias a esta salida del plan de ajuste, por primera vez en los últimos siete años, la ciudad puede acceder a financiación externa para realizar inversiones.