Miércoles, 17 de Octubre de 2018

La ciudad de Zaragoza cuenta, desde hace pocos días, con una Oficina de Atención a las Víctimas del Franquismo. Está ubicada en el Edificio Seminario, en el barrio de La Romareda.

En ella, a lo largo de los próximos meses, se recogerán testimonios y se documentarán los hechos que sirvan como base para presentar en los tribunales una querella municipal por crímenes contra la humanidad cometidos por la dictadura franquista en nuestra ciudad.


Publicidad


El alcalde Pedro Santisteve destacó en la presentación que se trata de “facilitar que las víctimas de los crímenes de la dictadura tengan acceso a la justicia, poniendo a su alcance herramientas que permitan poner fin a la impunidad vivida durante tantos años”.

El Ayuntamiento de Zaragoza avanza, con esta medida, de forma decidida para atender las peticiones de las diferentes asociaciones que trabajan para la recuperación de la memoria histórica, la justicia y reparación.

Este nuevo espacio estará atendido por miembros de la Asociación Libre de Abogadas y Abogados de Zaragoza. Para ello, Zaragoza Cultural ha suscrito un convenio de colaboración con la citada asociación. Esta asociación es la que escogieron por unanimidad todos los colectivos memorialistas para atender este servicio.

La oficina contará también con voluntariado de estas entidades para la gestión y la atención personal y emocional y el apoyo al trabajo jurídico desempeñado por la asociación.

LA FUTURA QUERELLA

A partir de los testimonios y la documentación que vaya recogiendo y analizando la Oficina de Atención a las Víctimas del Franquismo, el primer paso será delimitar el periodo temporal y los crímenes que pueden formar parte de una futura querella.

Ese material aportado gracias a la colaboración de víctimas y familiares, organizaciones memorialistas e investigadores permitirá posteriormente elaborar el informe base para la querella municipal para posteriormente redactarla jurídicamente y tramitar el proceso judicial.

Así mismo, todos los testimonios recogidos servirán para elaborar un relato en forma de libro y formará parte del vídeo-archivo de la memoria histórica.