Jueves, 18 de Octubre de 2018

Cierto es que en ocasiones se lo merecen, no miden, o miden demasiado, no hacen o hacen demasiado… cortan progresiones que otros han comenzado… eligen el color de las farolas al contrario que sus oponentes, todo sea por no dar la razón a los que no son de su partido.

Por no hablar ya de cuando meten la mano en la caja… pero bueno, eso es otro cantar. Son ellos, los políticos…, o mejor dicho, algunos políticos.


Publicidad


Pero esta vez, ellos solo han sido el blanco, la diana, el camino de las críticas para lavarse las manos de lo que viene estando mal hace mucho tiempo.

A mi edad, recuerdo muchos años de manifestaciones antitaurinas el primer domingo de la Feria del Pilar (sábado no, que hay que ir al pregón).

Cierto es que se han visto incrementadas en el tiempo, de los 12 primeros ahora se consiguen manifestaciones de 800 o 1.000 personas, una cantidad… bueno, decente y apreciable.

Por cierto, al hilo de esto, y eso si que es culpa de los políticos, hay que tenerlos gordos para aprobar permisos para manifestaciones antis a 100 metros de la plaza, y después denegar una pantalla gigante para ver una final de España por seguridad. Por ejemplo.

Hala… que me voy del tema. Con todo ello, con todas esas manifestaciones, con todas esas pegas, nunca había habido un solo año que hubiese habido un solo problema de que la Feria del Pilar hubiese corrido peligro.

Pero claro… es que, esas manifestaciones se hacen desde fuera… desde el desconocimiento.

“Nunca había habido un solo año que la Feria del Pilar hubiese corrido peligro”

Si queremos joder la marrana, si queremos hacer ‘pupa’ estamos los de dentro, los taurinos, los que sabemos dónde está el punto, dónde está el error, dónde hacer daño…

Unos boicotean un pliego y luego se hacen saber salvadores, o lo intentan, otros aprovechando el tema se auto publicitan y se erigen como salvadores, y mientras tanto, los que se presentan a un pliego voluntario y público se andan demandando entre ellos, y contra todo bicho viviente.

Y claro, luego que la Justicia es lenta. Más que lenta, es que a veces está hasta los huevos de algunas cosas.

¿El pliego pedía dinero? ¿El pliego era duro? ¿El pliego era inasumible? Puede ser, ¿pero por qué se presentan cuatro empresas?

Bueno… cuatro… diríamos que dos empresas más los sucedáneos de uniones y compras de firmas y sociedades, que esa es otra… tela marinera.

Y seguiría escribiendo eh… pero, ¿de verdad pensáis que la culpa es de los políticos? Pues chico… por muy mal que hacen las cosas, yo diría que esta vez estamos en un 80-20.

Y el 80% no es el de los políticos, precisamente.

La plaza está herida, herida de muerte. Y la verdad que es complicada la solución. A fecha de hoy, ninguna va a ser buena, puesto que las prisas no son buenas consejeras, y ahora mismo, o se soluciona con prisas, o nanay de la china.

“¿De verdad pensáis que la culpa es de los políticos”


Publicidad


Y es que no es solo la Feria, sino todo lo que ella conlleva además de la ilusión de los que hemos crecido con los festejos populares, con los toros, con los cafés, con los churros del Antonio, con las ‘charradas’ de los amigos…

¿Nos vamos más allá? El carnicero que vende los chuletones, la carne de los toros, el que sirve la ginebra a los bares, la empresa que coge el servicio de bar de la empresas, los 200 puestos de trabajo indirectos que se generan, ganaderos que no llevan sus animales…

¿Y de verdad la culpa es solo de los políticos?

Yo creo que no… y algún día tendremos saber cual ha sido la verdad de todo esto.