Sabado, 20 de Octubre de 2018

El Juzgado de Primera Instancia número tres de Teruel ha condenado a un hombre a 50 jornadas de trabajos a la comunidad como autor de un delito de violencia contra la mujer tras haber acosado a su expareja, a quien no podrá acercarse durante el plazo de un año a menos de cien metros.

La sentencia da como probado que el acusado envió a su expareja más de un centenar de folios de mensajes de Whatsapp y que, tras ser bloqueado en la red de mensajería, siguió efectuando llamadas telefónicas constantes, seguimientos con el vehículo y esperas frente al domicilio de la víctima.


Publicidad


Por esa razón, el juez ha concluido que la mujer “fue perturbada en su vida diaria“, lo que le ocasionó “cierto temor, desasosiego y preocupación”.

Como el acusado ha dado su conformidad, la pena que se le ha impuesto es el resultado de una reducción de un tercio con respecto a la que había solicitado el Ministerio Fiscal, y la sentencia es firme porque ninguna de las partes ha manifestado su decisión de recurrirla.