Sabado, 20 de Octubre de 2018

La Cámara de Cuentas de Aragón ha aprobado el informe de fiscalización de las cuentas de la Plataforma Logística de Zaragoza (PLAZA) correspondiente a los ejercicios 2013, 2014 y 2015, condicionado por los casos judiciales abiertos en esta sociedad pública del Gobierno de Aragón por la gestión durante la legislatura de Marcelino Iglesias (PSOE).

La Cámara advierte, además, de que la situación económica general, de grave crisis, en los ejercicios objeto de fiscalización ha provocado que la actividad económica de la empresa haya sido muy escasa, con muy pocas ventas y nuevas inversiones, como se ha puesto de manifiesto en la fiscalización realizada.

Por tanto, las conclusiones del trabajo de fiscalización “quedan limitadas por ambas circunstancias que no han permitido el análisis de la actividad normal que la empresa hubiera tenido en una coyuntura económica más estable y sin litigios pendientes”, subraya el órgano fiscalizador.


Publicidad


No obstante, la Cámara apunta que entre 2013 y 2015 la actividad mercantil de la sociedad fue mínima, con un volumen de ventas muy bajo, en especial en 2014 al no alcanzar los 600.000 euros, mientras que 2015 llegó a más de 20 millones.

Esta falta de actividad mercantil se vio agravada con la resolución de diversos contratos suscritos antes de 2011, también como consecuencia de la crisis económica, cuyo importe hubiera supuesto un ingreso de 25.889.585,60 euros para la sociedad.

El efecto de la crisis del mercado generó un incremento muy importante del deterioro de las existencias, con la consiguiente disminución de su valor, hasta un 30,85 % en 2015, equivalente a 42.723.231 euros.

Además, la dificultad en la realización de las ventas se tradujo en que casi todas las operaciones realizadas durante los tres años fiscalizados se hicieron con un precio de venta inferior al coste contable de las naves y parcelas, ya minorado por el correspondiente deterioro.

Ello llevó a unos resultados de explotación negativos de 21,5 millones de euros en 2013, 12 millones en 2014 y 10,3 millones en 2015.

En 2016 comenzó la recuperación de la actividad mercantil de la sociedad, con un incremento de las ventas, cifrado en un 20 % más de superficie, lo ha supuso por primera vez en los últimos años un resultado de explotación positivo.

Pese a que el carácter negativo del margen de venta (diferencia entre el precio y el coste del activo menos su deterioro) se mantuvo, disminuyó su cuantía y permitió generar un resultado de explotación positivo de 912.173,78 euros.


Publicidad


A partir de 2015, se observa una cierta mejoría en la situación de los cobros y pagos pendientes de la empresa, que descienden pero, por el contrario, PLAZA sigue manteniendo un importe muy alto de deudas (23,8 millones de euros) derivadas de operaciones con litigios en curso, que no han sido analizadas por esta causa y cuyo efecto patrimonial se desconoce en tanto no finalicen los procesos judiciales a los que se refieren.

Desde el ejercicio 2010, PLAZA mantiene un recurso constante al endeudamiento, principalmente con el Gobierno de Aragón a través de Corporación de Empresas Públicas de Aragón (CEPA), lo que le ha permitido salvar la situación de disolución legal desde 2012 hasta 2016, en la que hubiera incurrido atendiendo solo a su actividad mercantil.

A finales de 2015, el saldo vivo del endeudamiento era de 141 millones de euros, de los cuales, 117 millones se concertaron con la Corporación Empresarial.

Según la Cámara de Cuentas, el impacto de este endeudamiento es importante en la cuenta de resultados de la empresa, con un resultado financiero negativo de más de 8 millones de euros en cada uno de los años fiscalizados.

En 2016 se realizaron varias operaciones que pretendían restablecer definitivamente el equilibrio patrimonial de la sociedad, entre ellas una reducción y ampliación de capital (a la que solo acude CEPA, lo que le permite pasar a ser el socio único de PlaZa).

La aportación de capital se materializa mediante la compensación de préstamos participativos por un importe de 54,3 millones, de forma que descendieron las deudas financieras de la sociedad con CEPA hasta 55,5 millones, de forma que el resultado negativo desciende de 8,6 millones de euros de 2015 a 1,6 en 2016.

A los préstamos participativos de CEPA se añade el préstamo concedido por el Gobierno de Aragón por 17,5 millones de euros, con cargo al Fondo de Facilidad Financiera y destinado a la amortización de vencimientos de endeudamiento de 2015.


Publicidad


Este préstamo está vigente hasta 2025 y la sociedad va realizando los pagos correspondientes de acuerdo con el calendario pactado.

La Cámara sostiene que durante todos los ejercicios fiscalizados, PlaZa no ha tenido viabilidad atendiendo a su actividad propia, una circunstancia que se repite en 2016 pese a la reducción de la carga del endeudamiento y a la recuperación de la actividad económica, si bien en 2017 hay una cierta mejoría con la reactivación de la actividad de la empresa.

El informe presenta también el análisis de la actuación económico-financiera entre 2013 y 2015 de Plaza Desarrollos Logísticos (PDL), empresa en la que PLAZA participa en un 60 %, y de la Fundación PlaZa, en la que participa al 100 %.