Viernes, 14 de Diciembre de 2018

Un estudio busca analizar la intención de los consumidores locales para utilizar azafrán de alta calidad con fines culinarios. Y con ello, principalmente, se pretende determinar los factores que explican esta intención.

Así lo espera el protagonista del estudio científico: el Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA).

El proyecto en la que han participado Ana María Sánchez y Cristina Mallor, investigadoras de la Unidad de Hortofruticultura del CITA, y Francesc Jurado, ayudante de investigación del CITA, y que se ha presentado recientemente en el XII Congreso Iberoamericano de Estudios Rurales celebrado en Segovia.

El objetivo de esta investigación multidisciplinar es poner en valor la promoción del consumo local de azafrán, principalmente, el azafrán de alta calidad, para ayudar al mantenimiento de la actividad del azafrán en las economías rurales de Aragón.


Publicidad


En palabras de Ana María Sánchez, investigadora de la Unidad de Hortofruticultura del CITA: “El proyecto consiste en valorizar la calidad de esta especie que se ha producido tradicionalmente en Teruel. Trabajamos tanto en la selección clonal, como en los aspectos fitosanitarios, en la medida de la calidad, y en prácticas de cultivo”.

Actualmente, existe un renovado interés en el azafrán como un producto agrícola de alto valor sostenible de importancia social, cultural y económica.

Azucena Gracia, investigadora del proyecto, explica que: “en primer lugar se ha analizado el conocimiento que los consumidores locales, los consumidores de Aragón, tienen sobre este azafrán. Y a continuación, nos hemos centrado más en analizar la intención de uso de este azafrán de calidad y cuáles son las preferencias”.

En total participaron en esta investigación 202 personas de diferentes edades, género y lugar de residencia de Aragón.

La intención de utilizar azafrán de alta calidad con fines culinarios en Aragón se explica principalmente por la creencia de que el uso del azafrán es bueno, y también por el uso previo de azafrán, y la presión social percibida para usarlo.