Martes, 23 de Octubre de 2018

Un mes después. Casi nada. Ese es el tiempo que transcurrirá desde la increíble tormenta que asoló la capital aragonesa con la definitiva retirada del estropicio natural por parte de los servicios municipales.

En menos tiempo se conquistaron grandes ciudades, un cohete es capaz de aterrizar en la luna o Zara en impulsar la apertura de casi 30 tiendas.


Publicidad


Desde el servicio de Parques y Jardines, dependiente del concejal Alberto Cubero (Zaragoza en Común), se mantiene la previsión de retirar todos los restos de la tromba de agua -del pasado 11 de julio- en la primera semana de agosto. Casi cuatro semanas después.

La tormenta fue un cúmulo de agua, granizo y un viento huracanado que, en pocos minutos, invalidó a toda una ciudad. El teléfono de los servicios de emergencias no paraba de sonar, hasta el punto de tener en quince minutos más de 200 llamadas.

Debido a la tormenta, la ciudad registró un sinfín de incidencias. Decenas de alcantarillas colapsadas, con calles inundadas en los alrededores de las grandes vías, así como más de 400 árboles caídos con centenares de ramas partidas. Todo en pocos minutos.

Por el momento, se han retirado más del 75% de árboles, ramas o desperfectos ocasionados en la vía pública.

Según apuntan desde Parques y Jardines, la limpieza está siendo “más complicada de los esperado” debido a que algunas incidencias conllevan algún riesgo. E incluso, recuerdan, hay árboles caídos de grandes dimensiones.


Publicidad


Durante los últimos once días, desde la irrupción de la tormenta, se han estado analizando decenas de árboles debido al debilitamiento de sus raíces, para prevenir futuras caídas en las -casi-seguras futuras tormentas que acompañan al verano.

Desde el servicio de Parques y Jardines explican que “la vuelta a la normalidad” será en pocos días. Y, para acelerar los trabajos sin riesgos a posibles incidentes, están todos los operarios disponibles trabajando en ello.