Sabado, 15 de Diciembre de 2018

Ha sido una de las noticias de los últimos días. Y no, precisamente, por ser una decisión de calado para el futuro de la ciudad por parte del Gobierno de Zaragoza en Común.

El plan de renovación y reparación de fuentes en la vía pública, que también incluye la instalación de fuentes en los edificios públicos más transitados, como es el Ayuntamiento de Zaragoza, se presentó en una comparecencia pública por la concejal de ZEC, Teresa Artigas.

Publicidad

En la presentación, arrinconada en una esquina de uno de los pasillos del edificio consistorial, la concejal de ZEC estaba secundada por un poto y un extintor. Y enfrente, los periodistas para cubrir la cobertura de la inauguración de una fuente de agua en el edificio consistorial.

MÁS DE MIL EUROS

Y según ha podido saber HOY ARAGÓN, el coste de la fuente inaugurada por la concejal ‘común’ ha tenido un coste de 1.089 euros, con IVA incluido.

En concreto, según se detalla en la factura, a la que ha tenido acceso este periódico, el trabajo realizado por la empresa ‘Euro Fontanilla’ fue la instalación de una fuente de agua, así como la colocación de un desagüe de tubo de cristal de diez metros.

El trabajo se requirió el pasado día 17 de julio, un día antes de la presentación oficial por la concejal de Zaragoza en Común.

La factura del trabajo realizado para instalar la fuente en el Ayuntamiento / HOY ARAGÓN

La fuente en cuestión no ha sido la única colocada por el gobierno de ZEC en los edificios públicos. Según informaron fuentes municipales, se han instalado un total de cuatro fuentes refrigeradas conectadas a la red de abastecimiento.

Dos en la Casa Consistorial de la plaza del Pilar, otra en la planta baja del edificio Seminario y otra en el Mercado Provisional Lanuza. Un total de cuatro fuentes, que por extensión al conocer el coste de una de éstas, el gasto global de las cuatro asciende a más de 4.000 euros.

MEJOR DEL GRIFO

En el marco de la campaña ‘En Zaragoza, mejor del grifo’, se pretende desde el gobierno destacar con esta medida política la importancia de consumir agua del grifo.

No sólo para reducir los residuos plásticos, sino por el ahorro económico y los beneficios que conlleva para el cuidado del medio ambiente.

El Instituto de Salud Pública realizó, en primer lugar, análisis químicos para comprobar la calidad del agua en las fuentes, obteniendo -según detalla el Ayuntamiento- buenos resultados.