Jueves, 15 de Noviembre de 2018

Es una de las históricas puertas de entrada de la ciudad de Zaragoza. Construida por el arquitecto Agustín Sanz, en el año 1792.

Su estructura, a modo de arco triunfal romano, sufrió la intensa actividad bélica durante los Sitios de Zaragoza, en la Guerra de la Independencia.

Durante sus más de doscientos años de historia ha logrado sobrevivir pese a los múltiples cambios sufridos.

Publicidad

Está, como toda una ciudad conoce, situada en la confluencia del Paseo de Pamplona, Paseo María Agustín, Avenida de Cesar Augusto y la calle Hernán Cortés.

En un inicio se le denominó Puerta de Baltax, antes de llamarse del Carmen, es decir, “de los baños”. Según apuntan varios historiadores, obtuvo su primer nombre por la existencia de unos baños en los campos próximos a la margen derecha de la carretera de Valencia.

LA ÚLTIMA DE LAS DOCE PUERTAS

Zaragoza ha tenido a lo largo de su historia 12 puertas que marcaban los límites de la ciudad. Sin embargo, hoy en día sólo queda en pie una, la Puerta del Carmen. Se puede apreciar por toda la ciudad los murales, monumentos, nombres de calles y establecimientos que recuerdan a las once puertas extintas.

La Puerta del Carmen junto al histórico Café de Levante, a finales del S.XIX / GAZA

La Puerta del Carmen era una de las varias que tenia la ciudad de Zaragoza a finales del siglo XVIII. Y a los pocos años de construirse, y ser parte activa de la ciudad, padeció los efectos destructores de los Sitios de  Zaragoza (1808-1809). Un hecho que se puede comprobar en su maltrecha piedra.

Eso sí, no fue la única actividad bélica que conoció. En marzo de 1838, durante la primera Guerra Carlista, el ejercito de Cabañero asaltó la ciudad de Zaragoza por la Puerta del Carmen.

La Puerta del Carmen, protagonista de los grandes momentos de Zaragoza / HOY ARAGÓN

Con motivo del centenario de la batalla de los Sitios, la Puerta del Carmen fue declarada Monumento Histórico Nacional. Se convirtió en un símbolo de la ciudad debido a que los franceses tuvieron que echar mano de las minas en el combate para rendirla. Sin conseguirlo.

Como curiosidad, en un inicio estaba rematada por un león -principal símbolo de Zaragoza- que la Real Academia de San Luis mandó retirar por antiestético. Cabe destacar que en el lugar donde se erigió, se colgaban las cabezas de los ajusticiados desde 1792.

Un lugar de paso de cientos de miles de zaragozanos durante los últimos doscientos años / GAZA

SU ÚLTIMO ASEDIO: EL TRÁFICO

Es evidente que las ciudades cambian. Sus calles, sus necesidades o sus demandas de movilidad no son las mismas que hace cientos de años. Sin embargo, sorprende ver como un símbolo de toda una ciudad ha quedado relegado a un segundo plano.

La Puerta del Carmen, mera observadora del trasiego circulatorio / HOY ARAGÓN

La Puerta del Carmen se quedó en el cruce de dos paseos como mero observador del denso tráfico que cruzan dos de las vías más importantes de la ciudad. Y poco a poco, los edificios que la rodean la fueron dejando pequeña. Casi minúscula.

De hecho, el 23 de febrero de 1997 un autobús colisionó de madrugada con el monumento poniendo en peligro su estabilidad. Con cierto esmero, la histórica puerta fue convenientemente restaurada y, en la glorieta se añadieron unas piezas protectoras para evitar futuros accidentes.

Una espectacular imagen de la ciudad de Zaragoza, con la Puerta del Carmen en primer plano / GAZA