Martes, 23 de Octubre de 2018

La titular del juzgado de instrucción número dos de Monzón (Huesca) ha decretado el levantamiento del secreto de sumario en el caso de una agresión sexual a una menor en Binaced y también el sobreseimiento provisional de la causa para evitar que transcurran los plazos previstos, dado que hay “falta de autor conocido” del delito.

Según informa el Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA), la jueza ha comunicado hoy ambas decisiones en sendos autos.


Publicidad


El pasado 1 de agosto, la jueza abrió diligencias por un posible delito contra la libertad sexual después de que los padres de la menor presentaran una denuncia por la agresión a su hija, una joven de 17 años que pasaba unos días en la casa de una amiga en Binaced con motivo de las fiestas patronales de la localidad.

Ese mismo día, la instructora solicitó al médico forense el informe de la exploración médica realizada a la menor el día de los hechos y acordó, con la intervención del Ministerio Fiscal, tomarle declaración.

Además, el 17 de agosto la jueza acordó practicar una prueba psicológica a la víctima, a través del Instituto de Medicina Legal de Aragón, y dirigió un oficio al Departamento Criminalista de la Guardia Civil para que se remitieran al juzgado los análisis de ADN a la mayor brevedad posible, prueba esencial para poder determinar la autoría de los hechos.

Según informa el TSJA, la jueza, basándose en los informes aportados y en la “exhaustiva investigación realizada por la Guardia Civil“, entiende que existen pruebas suficientes para determinar cómo pudieron ocurrir los hechos, ya que se ha realizado una inspección completa y minuciosa del lugar y de los movimientos de la menor durante ese tiempo.


Publicidad


Pero a pesar de que se ha tomado declaración a la menor y a otros testigos de los hechos y se ha investigado exhaustivamente a posibles sospechosos, no se ha encontrado por el momento al supuesto autor de los hechos.

En el auto, la jueza recuerda que se elaboró un retrato robot con los datos aportados por la víctima y que se abrieron cinco líneas de investigación, ninguna de las cuales ha dado resultado positivo.

Así, a la espera de los resultados de las pruebas de ADN, que según reza el auto “serán esenciales a la hora de determinar la autoría de los hechos denunciados“, se decreta el sobreseimiento provisional y el archivo de las actuaciones.