Sabado, 20 de Octubre de 2018

ZARAGOZA – El debate político que más polémica ha traído en los últimos años se termina. El impuesto de Sucesiones y Donaciones es historia para las clases medias en la comunidad aragonesa. La nueva norma ha salido adelante en las Cortes de Aragón con los votos a favor de PP, PSOE, PAR y Ciudadanos, y en contra de Podemos, Chunta Aragonesista e Izquierda Unida.

El parlamento autonómico ha aprobado eliminar el pago del impuesto para las herencias entre padres, hijos y cónyuges de hasta 500.000 euros. Esta decisión hace que no se pague por el impuesto nunca más para el 99,3% de los aragoneses.


Publicidad


La aprobación de la nueva Ley autonómica en las Cortes de Aragón se precipitó, en un inicio, por el acuerdo alcanzado entre el Gobierno de Aragón, presidido por Javier Lambán, y el partido de Albert Rivera, Ciudadanos.

UNA EXENCIÓN PARA EL 99,3%

En las negociaciones entre ambos se acordó que se contemple la exención en las herencias desde los 150.000 euros hasta los 500.000. Sin tener en cuenta además el patrimonio previo de quien hereda cuando hasta ahora no podía exceder de 402.678 euros, de forma que no pagará este impuesto el 99,3 % de los aragoneses.

Antes de la modificación de la Ley de Sucesiones y Donaciones modificada, aprobada en el día de hoy, y que entrará en vigor el 1 de noviembre, Aragón era la comunidad que más pagaba por este impuesto.

Hasta el punto que, según datos oficiales del Gobierno de Aragón, el Ejecutivo de Javier Lambán recaudó cada día 600.000 euros sólo con este impuesto.

La situación generada por el pago de este impuesto provocó, incluso, que la asociación Aragón Stop Sucesiones y Plusvalía entregara en pocos meses más de 150.000 firmas de aragoneses al Justicia de Aragón pidiendo la supresión del impuesto.

QUIÉN SE BENEFICIA

Según los datos del Gobierno de Aragón, únicamente se beneficiarán de la modificación 1.237 personas con herencias entre familiares directos entre 150.000 y 500.000, dado que ya no pagan el impuesto quienes reciben hasta 150.000 euros (23.439 personas), de forma que se estima una reducción en la recaudación que podrían llegar a los 45 millones de euros. También se suma la exención completa para víctimas del terrorismo y de violencia de género.

A su vez, gracias a las enmiendas planteadas por el Partido Popular en la votación parlamentaria, se implanta una bonificación del 65 por ciento sobre la cuota para la adquisición de vivienda habitual del fallecido por parte del cónyuge, descendientes y ascendientes. Eso sí, siempre que el valor de la vivienda no supere los 300.000 euros. Esta bonificación es compatible con la reducción de 500.000 euros.


Publicidad


Además, se consigue una mejora en las herencias entre hermanos, hasta casi doblar la reducción establecida en la legislación estatal, fijada en 7.993,46 euros, hasta los 15.000 euros.

Los populares también han logrado la modificación del impuesto de Donaciones mediante una bonificación del 65 por ciento, con el límite de 500.000 euros en la base imponible.

De esta manera se recupera Donaciones para hijos y cónyuges y se suprimen ‘de facto’ buena parte de los contratos de préstamos personales entre padres e hijos.