Miércoles, 14 de Noviembre de 2018

ZUERA – Las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado están destinando la mayor parte de sus recursos en localizar al preso fugado más buscado del país: Benito Ortiz Pérez, el preso fugado el pasado miércoles al saltar la valla de la cárcel de Zuera tras volver en ambulancia de una revisión médica.

Según fuentes conocedoras de la investigación, la principal hipótesis que manejan es que el preso contó con ayuda exterior. Y principalmente, con un vehículo en el momento de la huída de prisión. A su vez, aseguran que la fuga fue ideada con tiempo y precisión por parte del preso.

El fugado Ortiz Pérez había ingresado en la prisión zaragozana tras una condena de 20 años por secuestrar a una mujer y por tentativa de asesinato al regente de una tienda de armas en Zaragoza.


Publicidad


La Guardia Civil, encargada de la investigación con el apoyo de otras fuerzas policiales, asegura que están implicados en conocer qué apoyo obtuvo Ortiz Perea. Así como la presencia de un coche en las inmediaciones de la prisión zaragozana varias horas antes de la huída, por su posible apoyo para potenciar la fuga del preso.

De esta manera, la investigación se centra en el entorno más cercano al preso fugado. La ayuda externa, junto con el apoyo de un vehículo, corresponde a su círculo más estrecho, explican las fuentes consultadas.

E incluso, en otra de las posibilidades que se manejan, es el apoyo de otros delincuentes de la zona o que han estado en prisión en el mismo tiempo que Ortiz Perea.

Los pasos del preso, una vez fugado de la prisión, son seguidos con precisión por los agentes mediante las grabaciones en el exterior de la prisión de Zuera.

SU UBICACIÓN

Después de más de seis días en búsqueda del preso Ortiz Perea, las fuentes consultadas no apuntan a una huída lejana. E incluso a otra comunidad o país. Se maneja que durante estos días el preso se encuentre en los alrededores. Y lo precisan, principalmente, por la orografía de la zona.

El centro penitenciario zaragozano está ubicado en una zona prácticamente desértica, sin apenas arboledas o espacios boscosos, y además, tal y como puede verse en la grabación, apuntan las fuentes, el preso, tras saltar la valla con una agilidad “sorprendente”, recala en el aparcamiento habilitado para los familiares de los reclusos, que es también un espacio amplio.

De hecho, desde dentro de la valla, en el pasillo en el que se detiene la ambulancia que transportaba al preso, así como el coche de la Guardia Civil que le custodiaba, las personas allí situadas en ese instante (el conductor de la propia ambulancia y los agentes) le pueden ver correr.

En la dirección en la que inicia la huida el preso se encuentra una carretera de servicio, es decir, una zona también abierta, y todo ello, sostienen las fuentes, lleva a barajar como opción más probable que se trató de una huida “estudiada” y “con ayuda“.


Publicidad


Tras ello, la Guardia Civil tarda algo menos de dos minutos en salir a por el preso, y fue así porque aproximadamente éste es el tiempo en el que tarda en abrirse la puerta.

El lugar en el que se detiene la ambulancia está delimitado por dos perímetros, y la puerta del primero, del exterior, sólo puede abrirse si está cerrada la otra, proceso que tarda entre uno y dos minutos.

Ocurrió que Ortiz se escapó cuando la segunda puerta estaba abierta, de modo que para que la Guardia Civil saliera en sus vehículos a por el fugado tuvo que esperar ese tiempo.

SIN NOVEDAD

La delegada del Gobierno en Aragón, Carmen Sánchez, explicó en el día de ayer que no hay novedades sobre el preso fugado, y que continúan las investigaciones para dar pronto con él.

Sánchez insistió en que no se pueden dar más datos, de manera pública, de las pesquisas para localizar a Benito Ortiz Pérez. La delegada del Gobierno instó a esperar a que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado “actúen” y el caso se pueda resolver “cuanto antes”.