Martes, 23 de Octubre de 2018

Puede que Zaragoza en Común lleve el gafe de traje, o de cachirulo. Que sean sumamente incompetentes, con ciertas dosis de sectarismo ideológico. O que gobiernen con mala baba. O todo a la vez.

Es incomprensible cómo todos los consensos que amortiguan el día a día de la ciudad han sido capaces de romperlos.

Publicidad

Se enredan en no apoyar mediante una partida de 800.000 euros al Real Zaragoza, ni asumen la necesidad de iluminar con decencia la ciudad durante la Navidad, ni son capaces de solventar con éxito la licitación del Parking Norte.

Ni aceptan el resultado mayoritario de los (sus) presupuestos participativos para habilitar un museo de la Semana Santa, ni consideran respetable acatar las decisiones judiciales que rechazan parte de su gestión, ni respetan la mayoría democrática de los partidos políticos en las sociedades municipales.

“Es incomprensible como todos los consensos que amortiguan el día a día de la ciudad han sido capaces de romperlos”

Eso sí, gobernar para los suyos lo hacen bien. Y con entusiasmo. Se lo pueden preguntar a los amigos del antiguo Instituto Luis Buñuel, al colectivo que dirige La Harinera en el barrio de San José, a los que jalearon cambiar el nombre del Pabellón Príncipe Felipe, o por qué no, a los colectivos que viven de la implantación del aragonés en el día a día de la ciudad. Por ejemplo.

Los que celebraron la investidura de Pedro Santisteve a ritmo de charanga no son conscientes de la repercusión en la calle de su nefasta gestión con el Parking Norte.


Publicidad


Decenas de miles de zaragozanos, principalmente el público juvenil, se ha preocupado muy mucho en conocer quién es el responsable de no celebrar las fiestas (de todos) de la Virgen del Pilar en el Parking Norte. Y si la pitada del año pasado fue testimonial, algo me dice que este año la pitada no la salva ni el bueno de Kase O.

Es comprensible que un gobierno nacido del sectarismo y la inquina a todo lo que existía pretenda terminar con el consenso construido por toda la ciudad durante décadas. Sin embargo, sus formas, su incapacidad, o su odio a los que no piensan como ellos hace que el mes de mayo de 2019 sea un respiro para gran parte de la ciudad.

“Los que celebraron la investidura de Santisteve a ritmo de charanga no son conscientes de la repercusión de la gestión con el Parking Norte”

Porque decir que Zaragoza en Común gobierna exclusivamente para los suyos no lo digo yo, ni siquiera la oposición, o parte de la ciudad. El mismo concejal ‘común’ Pablo Híjar -esta mañana- explicó públicamente que “ZEC no representa a todos los zaragozanos. Representamos a los 80.000 votos que tuvimos“. Lo dice él. Y sí, su gestión le da la razón.