Miércoles, 14 de Noviembre de 2018

Lo que ve la Policía de cualquier ciudad da para un libro. O para dos. La Policía Local de Zaragoza ha detallado en su cuenta de Twitter que un conductor de bicicleta dio positivo por alcoholemía.

Hasta ahí algo habitual. Sin embargo, según cuentan, éste se puso a hacer flexiones para bajar la tasa de alcoholemía.

Y la Policía Local aclara que beber mucha agua, masticar pasta de dientes o caramelos, ponerse a hacer ejercicio de manera intensa no baja la tasa de alcohol. Es un mito. Lo único que consiguió es un buen sudor mañanero después de una larga noche de fiesta.

El ciclista ebrio no recibió la denuncia por infracción penal al no ser un vehículo a motor. Tan sólo se trata de una multa administrativa por obtener una tasa de 0,60 mg/l.